El comercio electrónico se dispara y gana adeptos entre las empresas

  • Este canal de venta ya mueve más de 14.600 millones de euros en todo el país y sigue al alza

Comprar por internet era hasta hace unos años casi una cuestión de fe. Entrabas en la Red, adquirías un producto, dabas tu número de tarjeta y cruzabas los dedos primero para que no te robaran y segundo para que te llegara todo de forma correcta en tiempo y forma. El comercio electrónico se basa en la confianza que le dé una empresa al consumidor final y en eso se ha ganado mucho, tanto por los procesos certificadores como por el avance de la tecnología. Los clientes pueden comprar productos y servicios en apenas un minuto, sin tener que desplazarse a ningún sitio pues usan su ordenador, teléfono móvil o tableta, pueden comparar precios entre distintas compañías y esperar plácidamente a que le llegue el paquete en su domicilio o cualquier otro punto de entrega.

Si todo el proceso -acceso a tienda on line, sistema de pago, logística, etcétera- funciona, el negocio está casi asegurado ya que la demanda es prácticamente mundial, pues los operadores logísticos son capaces de poner un paquete en cualquier parte del mundo en pocos días e incluso horas. Los datos así lo corroboran. El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi), dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha publicado esta semana su último dossier y en él se refleja que el comercio electrónico en España en 2013 -último dato disponible- movió 14.610 millones de euros, un 18% más que el ejercicio anterior y más del doble que en 2008. No hay datos provincializados, aunque el peso de Málaga es importante. Según la Encuesta sobre equipamiento y uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación de los hogares de Andalucía, elaborada por la Junta de Andalucía, el 38,5% de los internautas malagueños afirmaba en 2013 que compraba por internet, situándose a la cabeza de Andalucía junto con Granada y Sevilla.

El comercio electrónico crece a pasos agigantados, pero aún queda mucho camino por recorrer como demuestran esas estadísticas.

El comprador medio suele ser un varón de entre 25 y 44 años, pues tiene cierta capacidad económica y la suficiente habilidad técnica para desenvolverse en la Red. Las personas de más edad suelen ser más reacias a adquirir productos o servicios si no controlan la tecnología o si se siguen fiando más de las tiendas físicas de toda la vida, de tocar el producto directamente. No obstante, hay aquí un nicho de mercado que va a ser creciente.

Lo que más compran los malagueños por internet es todo lo relacionado con los viajes -desde el billete del tren o el avión hasta la reserva hotelera-, de forma que la asistencia a las agencias de viaje físicas son cada vez más testimoniales, al menos, si el viaje en sí no guarda especial complejidad. La adquisición de ropa y material deportivo -aquí han cobrado mucho protagonismo firmas de outlet-, de productos para el hogar, entradas para espectáculos, libros, equipamiento electrónico o informático le siguen en el orden de preferencias.

Las empresas son conscientes de la posibilidad de aumentar su cartera de clientes a través de internet, aunque a muchas les está costando adaptarse. De hecho, según el último informe del Ontsi, solo el 17,8% de las compañías realizan ventas por comercio electrónico. Es casi siete puntos más que en 2007, pero el volumen es bajo. Hay que tener en cuenta que vender on line tiene también su problemática. Al margen de la plataforma -hay empresas que la realizan incluso de forma gratuita-, hay que organizar bien la logística, la política de devoluciones, el precio de los envíos, que no haya rotura de stock...

Un aspecto clave es la seguridad de la transacción. Visa publicó el pasado lunes nueve consejos básicos para comprar de forma segura en internet entre los que se encontraban informarse sobre la reputación de la tienda en la que se va a comprar antes de pagar; no introducir el PIN de la tarjeta al comprar por internet; llevar un registro de todas las adquisiciones; o leer la política de devoluciones -se dispone de un plazo de 14 días desde la recepción de un artículo para retractarse de la compra-, entre otras. Visa indicó que 14,9 millones de españoles realizaron alguna compra on line en 2014 y que las compras con su tarjeta crecieron un 29% el pasado año, alcanzando un volumen total de 5.849 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios