Los comercios del centro estudian flexibilizar los horarios de apertura

  • El colectivo destaca la necesidad de adecuarlos a los diferentes perfiles de cliente y, en especial, a la demanda turística · Eluden profundizar en la necesidad o no de abrir los establecimientos en festivo

La crisis económica y la necesidad de adaptar la oferta al creciente turismo que llega a la capital de la Costa del Sol está haciendo que los comercios del centro histórico de Málaga hayan empezado a buscar soluciones para revitalizar su actividad. Entre ellas, se apunta la posibilidad de flexibilizar los horarios y adecuarlos a los diferentes tipos de cliente, como herramienta con la que hacer frente a las grandes superficies. Éste es uno de los asuntos que empezó a tratarse ayer en el marco del I Congreso Nacional de Comercio de la Confederación Nacional de Cascos Históricos y que se clausura hoy.

El presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Málaga, Rafael Prado, puso el acento en la necesidad de potenciar la zona como "eminentemente turística", lo que obligaría a reajustar los hábitos del sector. "Hay que pensar en otro clima de horarios y buscar el segmento que a cada cual le interese más", expuso. En este sentido, puso como ejemplo que quizá a una tienda de complementos juveniles le interese más abrir jueves, viernes y sábados, de 22:00 a 02:00 de la madrugada, que hacerlo en el horario tradicional.

Pero esta adaptación pasa necesariamente, según el presidente del colectivo, porque el centro sea declarado zona de gran afluencia turística, proyecto en el que se trabaja junto al Ayuntamiento de Málaga. Esta identificación permitiría reducir el corsé de los horarios, aunque también abriría un conflicto de difícil solución en materia laboral, especialmente para los pequeños locales. Sobre lo que no hizo especial hincapié fue sobre la posibilidad de abrir en festivos, una cuestión largamente debatida en la capital. Al ser preguntado, se limitó a comentar que no se trata tanto "de una decisión legal como de cada empresario, de decidir si interesa hacerlo, aunque para ello hay que probar".

El congreso inaugurado ayer, con la presencia del alcalde, Francisco de la Torre, está centrado justamente en analizar los ejes de futuro del comercio en los centros históricos y en poner sobre la mesa las principales deficiencias. En el caso de la capital de la Costa del Sol, Prado no tuvo duda al identificar el mal estado en el que se encuentra buena parte del casco antiguo como la principal tara.

"A excepción del eje formado por calle Larios, Plaza de la Constitución y calle Granada, lo demás necesita rehabilitación. Cuando eso ocurra se reactivará todo el comercio", comentó. A este respecto, incidió en la necesidad de que el equipo de gobierno del PP actúe en la mejora en vías como Carretería, Nueva, San Juan, Especerías y Compañía, dotando estos espacios de un mejor aspecto urbanístico y de vigilancia día y noche. "Eso haría que los inversores presten más atención a la zona", agregó. Asimismo, expuso su temor a que en la actual crisis, algunos propietarios opten por "vender negocios centenarios a cadenas que están en todos los sitios", lo que haría perder identidad.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Cascos Históricos, que agrupa 48 ciudades españolas, Santiago Martín, subrayó el papel relevante de los establecimientos situados en el corazón de las urbes. "Haciendo un símil con las carreras, estamos en la parrilla de salida, somos el escaparate de la ciudad", expuso. A su juicio, en el presente contexto "la única salvación de los centros históricos pasa por la especialización". "No tanto en lo que se refiere a una diversificación de los géneros como en una atención al público más cuidada, por una presentación más trabajada, más inventada", apuntó.

En esta línea, demandó a los ayuntamientos que "promocionen" los cascos antiguos y recordó que su dejación les pasará factura. "Nadie hablará bien de los ayuntamientos si las basuras no se recogen a tiempo, si no se rehabilitan los edificios... Usted puede abandonar un barrio de la periferia de Málaga y a lo mejor hay protestas de ciudadanos pero no sale tanto en los periódicos, pero abandone el centro y saldrá en los periódicos".

Frente a la queja de los comerciantes, el alcalde destacó el trabajo municipal en la recuperación del centro. "Hemos metido el hombro y se ha mejorado", dijo al tiempo que abogó por dotar este barrio de equipamientos ciudadanos para personas mayores y niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios