La compra del 40% del Metro incluye un variable de 25 millones

  • La cifra se suma a los casi 100 millones fijos que el fondo Blackstone pagará a tres de las empresas

El valor final de la operación de compra del 40% de las acciones de Metro Málaga por parte del fondo de inversión estadounidense Blackstone puede superar con creces las cifras inicialmente conocidas. El montante global de la operación, según informaron fuentes próximas a la Consejería de Fomento, incluye un fijo cercano a los 100 millones de euros, pero también una parte variable de otros 25 millones. El pago a los potenciales vendedores de su paquete accionarial de este segundo concepto, según las fuentes, quedaría condicionado a la materialización de ciertas variables "fácilmente realizables" antes del año 2019. De las mismas, la principal es que el suburbano alcance el umbral de pasajeros previsto una vez sea completado en su integridad el trazado hasta la Alameda Principal y el entorno del Hospital Civil y que supone entre 20 y 21 millones de viajeros.

De mantenerse la hoja de ruta diseñada a finales de 2013 por la Administración regional, de acuerdo con el Ayuntamiento malagueño, la propia concesionaria sobre la que recae la explotación del ferrocarril urbano hasta el año 2042, y el Banco Europeo de Inversiones (BEI), principal financiador de la obra con 325 millones de euros, la culminación de la infraestructura se prevé para finales de 2017. Más en concreto, según la relación contractual vigente, la obligación pasa por que los trenes lleguen hasta la estación de Atarazanas y hasta la zona norte en noviembre de 2017.

A pesar de lo elevado del montante de esta operación, las fuentes consultadas subrayaron el cálculo realizado por Blackstone antes de dar el paso e iniciar las conversaciones con tres de los accionistas del Metro: Sando (8,57%), de Cointer (Azvi) (11,96%) y de Cajamar (18,86%). Conforme al capital social de la empresa, 136,5 millones de euros, la suma de estos tres actores privados, un 39,4%, tiene una traducción dineraria de 54,5 millones. Un valor muy alejado de la oferta económica realizada por el fondo estadounidense.

Y sin embargo, las fuentes consultadas fueron claras al asegurar que los beneficios que obtendrá la citada compañía con su participación en el Metro son más que sustanciales. Al respecto, aludieron a la existencia de estimaciones económicas que apuntan a unos 70 millones de beneficios en el intervalo de la concesión. A esto contribuye, entre otras variables, que el contrato de colaboración público-privado existente en el Metro garantiza una TIR (Tasa Interna de Retorno) del 10,3%, un valor que mide la rentabilidad del proyecto para los privados.

Con estos números sobre la mesa, según las fuentes, la Consejería de Fomento, con capacidad para igualar la oferta y hacerse con las acciones en venta, llegó a plantear a la Consejería de Hacienda la compra del mencionado 40%, opción finalmente descartada por las dificultades económicas actuales y el hecho de que la suma necesaria computaría en el nivel de endeudamiento de la Junta.

La irrupción de Blackstone como principal accionista del Metro se da por segura, si bien resta aún que la Junta decline oficialmente la posibilidad de igualar la oferta. Una vez confirmado este extremo, serán los otros socios privados, FCC y Globalvía (integrada por FCC Bankia al 50%), suman el 25,33%; Comsa-Emte, que tiene el 10,56%, o Vera, con el 1,03%, los dispondrían de un plazo para ejercer su derecho de tanteo. No parece que ello vaya a ocurrir. En este sentido cabe recordar la existencia de conversaciones por parte de las titulares de Globalvía para vender la firma de infraestructuras a un fondo malayo. Una opción que, en caso de cerrarse, situaría dentro del accionariado del Metro a dos entes de estas características.

La referencia de Blackstone en los últimos meses es prolija. Con sede en Nueva York, cotiza en Bolsa desde 2007 y ha protagonizado en los últimos años operaciones de relevancia en España, caso de la adquisición en 2013 de 1.860 pisos en alquiler repartidos en 18 promociones de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios