Málaga

La concejal de Hacienda de Estepona se pasa a la oposición y deja al gobierno con 11 ediles

  • Francisca Bernal dimitió ayer como responsable del área argumentando razones de salud, aunque finalizará el mandato

Comentarios 5

Se le sigue complicando la situación al alcalde de Estepona, David Valadez (PSOE). Al anuncio de denuncias contra él por parte de la plataforma de vecinos y a la solicitud de la supresión de tasas y de rebaja del IBI por parte de un edil no adscrito se sumaba ayer la dimisión de la concejala de Hacienda y Seguridad Ciudadana, la no adscrita Francisca Bernal.

"Problemas de salud y motivos personales" son los que esgrimió la citada edil a la hora de formalizar su renuncia por registro de entrada del Ayuntamiento. Eso sí, no deja su acta que conservará "en la oposición durante lo que queda de mandato", según apostilló. El compromiso, según indicó, es seguir votando "a favor de todo lo que sea bueno para la ciudad", lo que el alcalde, David Valadez, interpreta como un compromiso de apoyo "sin responsabilidad de gobierno".

Con este nuevo cambio, son ya tres los concejales de Hacienda que ha tenido el Ayuntamiento de Estepona desde las pasadas elecciones. El primero fue el ex socialista Francisco Zamorano, imputado en el caso Astapa. A este le tomó el relevo el edil del PSOE Antonio Sánchez, que renunció a su acta en 2009 para volver a ocupar su plaza de profesor en un instituto de la localidad. A él le siguió Francisca Bernal, que ahora cede de nuevo su puesto, no se sabe a quién, ya que aún el equipo de gobierno no ha decidido cómo se va a reorganizar de cara a este nuevo cambio. La decisión de Bernal, según ella misma explicó, "sorprendió al alcalde, aunque yo lo venía comentando desde hace tiempo con los compañeros porque mis problemas de salud y mi familia requerían que me tomara las cosas con más tranquilidad".

Preguntada a cerca de si los acontecimientos de los últimos días han acelerado su marcha, Bernal cierra filas en torno a su argumento para dejar las delegaciones. No lo hace el alcalde, David Valadez (PSOE), quién, tras hacerse pública la decisión de Bernal aseguró que la entendía, especialmente, teniendo en cuenta "las presiones a las que se está viendo sometido el equipo de gobierno por parte de una oposición que está intentando asfixiar al Ayuntamiento practicando una política de acoso y derribo que en este caso se ha cobrado como víctima a la concejala de Hacienda".

Valadez, que aseguró que continuará al frente del Consistorio "a pesar de los odios bizantinos y de las políticas bastardas", dijo entender que "los concejales, que también somos personas, pongan en una balanza su vocación de servicio público frente a su familia".

El alcalde aprovechó para arremeter contra la propuesta de la oposición de suprimir las tasas de basura, alcantarillado y apertura de establecimientos de cara a 2011, a lo que se suma la rebaja del tipo impositivo del IBI del 0,7 al 0,4. Según explicó, "si ahora nos cuesta afrontar las nóminas y los servicios básicos, el año que viene no podremos pagar ni siquiera el alumbrado público, y todo por unas propuestas que la oposición, que tiene la mayoría, trae a pleno sin documentar, solo con afán de acosar al gobierno sin ver que asfixian a la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios