Cómo conquistar al cliente por el olfato

  • Un experto en 'marketing olfativo' asegura que un aroma corporativo puede incrementar la permanencia de un comprador en un establecimiento hasta un 30%

Tener un buen olfato para los negocios ya es literalmente una realidad, ya que de este sentido puede depender la mayor o menor afluencia de clientes, ya que gracias al marketing olfativo un aroma corporativo puede incrementar la permanencia de un comprador en un establecimiento en un 30 por ciento.

Si en una tienda infantil huele a talco y en una agencia de viajes a bronceador crecerán las ganas de permanecer en el establecimiento, y probablemente las de consumir, según explicó Maxi Iannini, director comercial de la primera empresa de marketing olfativo en España, Aromarketing, ubicada en Marbella.

Esta técnica comercial consiste en utilizar fragancias específicas en un entorno de negocio con el fin de suscitar emociones e influir sobre los comportamientos del consumidor.

"Si el olor es agradable, el cliente está más a gusto y es más receptivo a recibir ofertas, por lo que las posibilidades de compras aumentan", ha expresado Iannini.

En el marketing olfativo existen varios tipos de aromas como los llamados asociativos, una determinada fragancia que el cliente asocia a una actividad concreta, como por ejemplo el olor a Nenuco con una tienda infantil.

También están los denominados identificativos o logo olfativo, que son exclusivos de una marca o empresa y que se pueden equiparar a lo que sería un anuncio publicitario, según ha señalado el director comercial.

Por último, los aromas reproductivos están asociados a un determinado artículo, como es el caso de los productos de limpieza, bebidas y cosmética, que permiten al consumidor percibir olfativamente el producto sin abrirlo.

"Hasta ahora el aspecto olfativo no había sido explotado", expresó Iannini, a pesar de que "la memoria olfativa retiene mucha más información que la visual".

Pero un ambiente bien aromatizado también favorece el entorno laboral porque aumenta la atención de los trabajadores, mejora la concentración mental y reduce la ansiedad.

Por ejemplo, un olor a vainilla y a limón ayuda a reducir el estrés, y la canela disminuye la sensación de fatiga en el trabajo.

En este sentido, el director comercial destacó que al aromatizar el ambiente laboral los errores de los empleados se pueden reducir en un 21 por ciento, y aumentar la productividad un 14 por ciento.

Este clima tan agradable precisa de máquinas sofisticadas para ambientar espacios amplios como los locales comerciales. Para implementar el ambientador comercial hay que tener en cuenta la superficie del establecimiento.

Estas máquinas emplean aceites esenciales que son absorbidos por unos filtros y, a través de un ventilador, se evaporan en el ambiente, ha detallado el empresario.

Aromarketing tiene un año de vida y cuenta ya con clientes en toda España como McDonald's, varios centros comerciales, hospitales, salones de juego o palacios de congresos.

Una buena forma para que los empresarios y consumidores cambien de aires y de ambientes en unas fechas tan señaladas como la Navidad. Y si no se compra, por lo menos se huele.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios