¿Por qué se considera a Málaga la ciudad más 'inteligente' de España?

  • Un usuario puede controlar, de forma experimental, el consumo de cualquier producto eléctrico de su casa desde un ordenador o el teléfono móvil

Un informe elaborado por la consultora IDC en septiembre afirmaba que Málaga era la ciudad más inteligente de España por delante de Barcelona y Santander. Justificaba esa decisión, entre otras cosas, en el desarrollo del proyecto Smartcity, una idea que se marca como objetivos reducir el consumo energético en un 20%, evitar la emisión a la atmósfera de 6.000 toneladas de dióxido de carbono, y permitir que las energías renovables generen el 20% de la energía total.

El proyecto arrancó hace casi tres años con una inversión de 31 millones de euros, está coordinado por Endesa, cuenta con la participación de once grandes empresas entre las que se encuentran IBM, Acciona o Enel, y se circunscribe al barrio de la Misericordia como experiencia piloto. La iniciativa se marcaba un horizonte de cuatro años y, según los expertos que la gestionan, "ya está casi todo hecho". A finales de marzo se terminarán los últimos detalles y durante un año se realizarán todo tipo de mediciones para ver si, gracias a las infraestructuras desplegadas, se alcanzan esos tres objetivos.

¿Qué se ha hecho en todo este tiempo? ¿Por qué Málaga es la ciudad más inteligente de España? Este diario se ha reunido con Maite Hormigo y Javier Leiva, dos de los ingenieros que trabajan en la oficina de Smartcity en el paseo marítimo Antonio Banderas y que han desgranado cada acción de este proyecto internacional que se está desarrollando de forma paralela en Estocolmo, Dubai, Malta, Ohio y Colorado (EEUU).

Redes inteligentes

El proyecto Smartcity Málaga actúa sobre cinco líneas de media tensión que salen de la subestación de la Térmica. Esas líneas llegan a centros de transformación para convertir la electricidad en baja tensión y que pueda llegar a hogares y empresas. Hay 72 centros de transformación en la zona estudiada de los cuales se han automatizado 22 , de forma que esos centros pueden hablarse entre ellos automáticamente y adelantarse a cualquier tipo de incidencia. Con este sistema se podrá tener información en tiempo real sobre el suministro de las líneas de media y baja tensión hasta llegar incluso a la propia vivienda, algo impensable hace unos años. Un ejemplo. Agosto, 38 grados. Se puede ver si una urbanización está consumiendo mucha electricidad y tomar decisiones por adelantado para que no haya cortes de luz.

Contadores inteligentes

La ley exige a las compañías eléctricas que todos los clientes tengan contadores digitales en 2018. En un principio esta iniciativa solo contemplaba cambiar los contadores actuales por estos nuevos pero se ha ido más allá. Ya se han instalado en 7.000 hogares y se está ultimando su conexión a un centro de control de telegestión, al que ya están adheridos 1.500 contadores. Entre las múltiples ventajas de los contadores inteligentes se encuentran, por ejemplo, que el operario ya no tendrá que desplazarse a la vivienda o empresa cada mes para medir el contador para la factura. Ahora se puede hacer directamente de forma telemática. Estos nuevos contadores pueden enviar y recibir información al centro de transformación y, desde ahí, al centro de telecontrol. De aquí al año 2018 el cliente podrá cambiar el contrato de potencia o darse de alta o baja del servicio de suministro de forma mucho más rápida gracias a este sistema.

Eficiencia energética

Es uno de los aspectos más bonitos y más fáciles de visualizar. Smartcity está colaborando con 10 pymes y 50 viviendas en un sistema que permite conocer el consumo de cada elemento de una empresa o de un hogar en tiempo real y gestionarlo a través de un ordenador. Las pymes pueden ver cuánta luz gastan sus enchufes, su iluminación y su climatización a través de una pantalla y controlar cada zona. En las viviendas ocurre lo mismo. A cada colaborador se le han entregado dos regletas con seis enchufes cada una y otro enchufe extra, que están conectados a un programa informático. Dicho de otra forma, el usuario puede ver desde su ordenador o teléfono móvil cuánta electricidad le está consumiendo en ese mismo instante el televisor, el equipo de música, el frigorífico, la Wii o el marco digital de fotos. Pero no solo eso, pues desde el mismo móvil puede desconectar cada uno de esos aparatos de la red o programar su encendido. Si se va a estar unos días fuera de casa y no se quiere alertar a los ladrones, se puede encender una lamparita de ocho de la tarde a once de la noche desde cualquier parte del mundo y dar la sensación de que se está en la casa. Un dato curioso es que, según varios informes, la suma de todos los electrodomésticos que están apagados pero enchufados suponen un coste de luz anual de 80 euros. Con este sistema se pueden apagar directamente sin mayor esfuerzo.

vehículos eléctricos

Lo más llamativo del proyecto para el malagueño ha sido la utilización de un coche eléctrico y la instalación de un poste de recarga en una plaza de aparcamiento del paseo marítimo de la Misericordia. Ese vehículo se usa de forma habitual por los técnicos de Smartcity y se comprueba su consumo eléctrico y el kilometraje que soporta. No obstante, el principal reto de esta línea de trabajo no es ese. Se está investigando la tecnología V2G (Vehicle to Grid) que consiste en conocer si se puede hacer el proceso inverso, es decir, verter energía desde el coche hasta el punto de recarga. Puede ocurrir que el propietario sepa que no va a utilizar su vehículo durante unos días y tenga el coche completamente cargado, por lo que puede devolver parte de esa energía y cobrar un dinero por ello. Ese posible cobro ni siquiera está regulado por ley y ahora mismo solo es una posibilidad futura. En Smarcity lo que hacen es validar esa tecnología para comprobar que funciona.

alumbrado público

Si ha paseado por el paseo marítimo situado enfrente de Diputación en el último mes habrá podido comprobar que las farolas no son normales. Se han fabricado farolas especiales con aerogeneradores eólicos o paneles solares que se autoabastecen con el viento o el sol. Tienen dos líneas. Una para dar luz a la farola, que ya funciona, y otra para verter energía a la red, una conexión que se está ultimando y que estará finalizada la próxima semana. Las lámparas se podrán graduar, ajustando su intensidad y su consumo en función de las necesidades. Se ha colocado un sistema de almacenamiento a través del cual se puede captar energía durante todo el día, guardarla y utilizarla de noche tanto para las farolas como para viviendas, empresas, etcétera. Todas estas farolas generan 21 kilowatios/hora, el equivalente al consumo de cinco hogares.

almacenamiento y generación de energías renovables

Los técnicos de Smartcity han colocado dispositivos en placas solares que estaban en distintos centros públicos de la zona como la Delegación Provincial de Industria, el Palacio de Ferias, la depuradora o colegios. Todos estos paneles estaban conectados a la red y generaban energía pero se desconocía cuánto producía cada una. Ahora sí se conoce exactamente cuánta energía produce cada uno de esos paneles y se pueden optimizar los recursos. Por otra parte, se ha colocado un sistema de almacenamiento en el Palacio de Ferias y se puede guardar toda la energía generada por sus paneles solares para utilizarla cuando sea necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios