José Agustín gómez-raggio. candidato a la presidencia del club mediterráneo

"O consolidamos el futuro o el Club Mediterráneo puede estar en peligro"

  • Gómez-Raggio afirma que la institución social se encuentra en estos momentos en una "encrucijada"

José Agustín Gómez-Raggio posa ayer para este diario. José Agustín Gómez-Raggio posa ayer para este diario.

José Agustín Gómez-Raggio posa ayer para este diario. / javier albiñana

El abogado José Agustín Gómez-Raggio se presenta este sábado a las elecciones del Club Mediterráneo, una de las instituciones sociales y deportivas más importantes de la capital con casi 4.000 socios. Esta tarde dará a conocer a los socios su programa.

-¿Por qué quiere ser presidente del Club Mediterráneo?

-Me presento porque entiendo que el club está en un momento de cierta complicación, en una encrucijada, y en función de la deriva que lleve el club hacia un lugar u otro, consolidamos el futuro o puede estar en peligro. Un grupo de socios y amigos me han insistido en que me presentara, yo estoy siempre encantado en echarle una mano al club, ya he estado en tres fases distintas en cargos directivos y, al final, a mí lo que me interesa es participar en la vida. No se puede mirar desde fuera y estar quejándose. No vale quejarse, sino mojarse e intentar cambiar las cosas.

-¿Cuáles son sus tres principales proyectos?

-En primer lugar creemos que hay que devolverle al socio su protagonismo. Pensamos que en los últimos dos o tres años se ha olvidado escuchar al socio y atenderlos. Entendemos que es el socio el que tiene que dirigir el club. Cuando yo estaba de presidente organizábamos al menos dos asambleas al año. No vale montar una el 28 de diciembre cuando no hay nadie y aprobar lo que sea. El socio tiene que recuperar su protagonismo y decir lo que quiere. Otro proyecto que para nosotros es básico es consolidar definitivamente la situación del club dentro de sus instalaciones en el Paseo de la Farola. Nosotros tenemos una concesión administrativa a la que le quedan nueve años y, aunque aún queda tiempo, no queremos esperar hasta última hora y vivir situaciones como las de, por ejemplo, los Baños del Carmen. Pretendemos una negociación con la Autoridad Portuaria para asegurar la continuidad del club en el espacio que ahora mismo ocupa. Mi candidatura tiene además una experiencia continuada en la negociación con la Autoridad Portuaria. La última fue por la dársena de la esquina del dique de Levante que ahora ocupamos y me costó tres años continuos hasta que conseguimos esa concesión administrativa. Hay que abordar este tema porque es la sede histórica del Club Mediterráneo y no podemos estar esperando a que llegue el momento final. Nuestro tercer mayor proyecto es acabar las instalaciones. En el pequeño puerto deportivo que tenemos se está terminando la primera edificación, pero el compromiso del club con el puerto era hacer todas las edificaciones en cinco años, solo queda un año y solo está en obras una.

-¿Cuál es la mayor fortaleza de su candidatura?

-Es una mezcla entre la experiencia, la juventud y la inclusión de un grupo de mujeres muy potente. El sentido práctico de la mujer por fin va a estar en la junta directiva bien representado. Son ocho mujeres en un equipo de 20.

-El club tiene casi 4.000 socios. ¿Cree que se podría abrir más a la ciudad?

-Es absolutamente necesario que esté abierto a la ciudad. Es el único espacio de equipamiento deportivo de la zona de La Malagueta, una joya de 12.000 metros cuadrados. El club es relativamente privado porque cualquier persona puede entrar en cualquier zona menos en aquellas acotadas para los socios, que son las instalaciones deportivas a determinadas horas. Se puede ser afiliado deportivo y no ser socio. El club acoge a cualquier ciudadano que quiera hacer deporte sin necesidad de ser socio. En deporte estamos muy abiertos a la ciudad, pero es verdad que deberíamos estarlo aún más en general. Fuimos fundadores en 1986 de la asociación de vecinos de La Malagueta y hasta 2015 colaboramos en muchas cosas. En 2015 otro presidente decidió dar de baja al club de la asociación y eso provocó cierta quiebra y resquemor en el barrio. Yo quiero volver a coser esa herida abierta.

-Si sale elegido el sábado, ¿qué será lo primero que pensará?

-En el trabajo que le voy a dar a los demás [se ríe]. En que tenemos que sentarnos con los socios y organizar una hoja de ruta en el primer año sobre nuestro futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios