El plan para construir 551 casas en La Platera recibe el visto bueno municipal

  • El PSOE alude a la existencia de problemas geotécnicos en la estabilidad del suelo

El plan de ordenación de la Finca La Platera, localizada en las cercanías de la fábrica de cemento de La Araña, que permitirá la construcción de 551 viviendas, recibió ayer el visto bueno definitivo por parte de la Comisión de Urbanismo, decisión que deberá ser confirmada en el próximo Pleno del Ayuntamiento de Málaga. El proyecto, impulsado por la empresa Financiera y Minera, afecta a una pastilla de suelo de más de 435.000 metros cuadrados de superficie, recalificada como urbanizable en febrero de 2001. La parcela fue vendida en subasta poco después por la entonces propietaria, la Autoridad Portuaria, a Financiera y Minera por 10,6 millones de euros.

Entre las obligaciones que debe asumir la promotora está la cesión de unos 200.000 metros cuadrados para la construcción de un parque público, a los que se suman casi 130.000 que corresponden al Consistorio como aprovechamiento. Además, tendrán que ejecutar un vial de acceso por el sur desde la autovía. Por el contrario, son liberados de la necesidad de reservar un porcentaje del suelo para la construcción de viviendas de protección oficial (VPO).

Sin embargo, la actuación no contó ayer con el respaldo de todos los grupos políticos. De hecho, el punto salió adelante gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular, puesto que las otras dos formaciones, PSOE e IU, eludieron dar su apoyo al mismo. Los socialistas justificaron su voto negativo en las dudas que, a su juicio, despiertan algunos aspectos del proyecto.

En este sentido, el concejal Sergio Brenes afirmó que los terrenos sobre los que se proyecta el más de medio millar de casas presentan problemas geotécnicos de estabilidad y consolidación. A este respecto, recordó que ya ha habido continuos problemas de corrimientos de tierra en la zona y "no se garantiza que esto no vuelva a ocurrir con las viviendas que vayan a instalarse en este sector de la ciudad". También hizo hincapié en las grandes pendientes que presenta el suelo, que repercutirá en un movimiento de tierra muy pronunciado.

Asimismo, denunció de que el proyecto no garantiza aún algunos elementos clave en la urbanización, como la red de abastecimiento de agua, la de saneamiento paralelo a la playa del Peñón del Cuervo o el soterramiento de la línea de alta tensión. A estos problemas se añade la presencia de la estación depuradora de aguas residuales del Peñón del Cuervo y la fábrica de cementos en las cercanías de la parcela a urbanizar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios