La gripe continúa aún en tasas bajas, pese al descenso de las temperaturas

  • El número de casos en la provincia sigue por debajo de la media andaluza

El pico de gripe se esperaba para finales de enero en la provincia pero, de momento, no se ha producido. El invierno bastante benigno hasta la llegada de la primera ola de frío ha sido el responsable de que Málaga aún no haya alcanzado tasas altas de la patología. Por ahora, las cifras están por debajo de la media andaluza.

Según los datos de la Delegación de Salud entre el 30 de enero y el 5 de febrero se registraron en la provincia 150 casos por 100.000 habitantes, una tasa bastante más baja que la media de la comunidad autónoma, de 214. Huelva (97), Almería (142) y Málaga (150) son las que tienen menores índices de gripe. Córdoba (492), Sevilla (287) y Cádiz (247), los más altos.

La tasa acumulada desde finales del otoño pasado también es inferior en la provincia (560 casos por 100.000 habitantes) con respecto a la de la comunidad autónoma (865). Aunque la cifra es baja todavía en la provincia, ya va subiendo con respecto a la semana anterior en que se registraron 91 casos por 100.000 habitantes. La causa es el descenso de las temperaturas. Entre los niños también ha aumentado la patología vírica, con cuadros catarrales, de gripe y otros que cursan con vómitos, diarrea y fiebre. "La bajada de temperaturas es lo que marca el incremento de estos casos", apunta el pediatra Pedro Navarro. Con el frío circulan más esos virus y es casi imposible evitar el contagio en colegios y guarderías.

Habitualmente, estos casos suelen empezar a subir entre noviembre y diciembre. Las temperaturas anormalmente altas al comienzo del invierno demoraron su aparición. Ahora en cambio ya se está produciendo un incremento de en torno a una cuarta parte de la demanda en las consultas pediátricas.

En las Urgencias pediátricas del Materno se están registrando unos índices de gripe y bronquiolitis similares a los del invierno pasado. En diciembre y la primera quincena de enero se dieron más casos de esta última patología y ahora están aumentando los cuadros gripales.

Desde este centro sanitario se hizo hincapié en que la prevención pasa por evitar el contacto con los afectados y que hay que tratar de abstenerse de llevar a los niños a espacios cerrados donde hay aglomeraciones, como los centros comerciales. Pero el problema, añadieron, es que resulta difícil evitar otros espacios de potencial contagio, como guarderías o colegios.

Navarro apuntó que ante los cuadros víricos no hay que administrar antibióticos, sino antitérmicos y mucolíticos: el niño debe beber mucho líquido y guardar reposo. Generalmente se trata de cuadros leves, pero si son más graves, el consejo es que acuda a su pediatra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios