La crisis en Ciudadanos provoca la dimisión de la directiva local

  • La formación sostiene que se trata de un "proceso de reestructuración interna" ajeno a la polémica por las primarias del Congreso

Ciudadanos vive en la capital sus días más amargos. La dimisión de parte de la junta directiva local de la formación naranja agrava la crisis que se intuía dentro de sus filas desde la celebración de las primarias el pasado fin de semana para encabezar la lista por Málaga al Congreso de los Diputados. Así, Juan Cassá, Gonzalo Sichar y Guillermo Díaz abandonaron ayer sus puestos como coordinador local, secretario tesorero y secretario de Comunicación respectivamente. 

Las asperezas surgidas tras conocer el deseo de Irene Rivera, actual parlamentaria andaluza de Ciudadanos por Málaga, de dar el salto a la política nacional tan sólo tres meses después de que se constituyera el Parlamento andaluz se hicieron más evidentes durante el mismo proceso de primarias para concurrir a las Cortes generales, el cual fue además duramente criticado incluso por miembros de la directiva.

Si bien el subdelegado territorial de Ciudadanos en Málaga, Carlos Hernández White, argumentó que se trata de un "proceso de reestructuración interna del partido", la dimisión se produce tan sólo días después de que Rivera -quien además era apuesta de la dirección nacional- ganase las primarias por 156 votos; victoria que habría tenido bastante peso en la decisión de los ya ex integrantes de la cúpula local malagueña y que da un impulso a las voces que promulgan una división interna del partido.

Rivera, que reconoció que los procesos de primarias son "mejorables", aseguró a este periódico que no se siente "responsable" del abandono de parte de la directiva malagueña y negó cualquier grieta en la estructura del partido en la capital. "Se enmarca dentro de la reestructuración que se está llevando a cabo en el partido en toda España", zanjó.

La nueva situación de Ciudadanos no afectaría a ninguno de los otros cargos que ostentaban sus integrantes. Así, Cassá aseguró que su dimisión sigue la misma línea de "responsabilidad" que su abandono como subdelegado territorial hace poco más de un mes. "Se ha hecho una vez que el proceso de primarias ha finalizado para no entorpecer el proceso interno del partido y que dé tiempo a que éste se rearme antes de los comicios nacionales", indicó el portavoz del grupo municipal naranja en el Consistorio, señalando que su objetivo es "centrarse en el trabajo como oposición". Por su parte, Sichar continuará con su cargo en la Diputación de Málaga; mientras que Díaz se mantendrá "en la parte más teórica y pensante del partido".

El escenario de transición que se abre ahora dentro de la formación liderada a nivel nacional por Albert Rivera pasa por la creación de una gestora temporal que estará activa asta finales de verano. Este órgano se encargará de la creación de grupos menores por zonas o distritos y desaparecerá, previsiblemente, en septiembre, momento en el que tomará las riendas la nueva organización. "Se sabía que la junta directiva de Málaga iba a desaparecer. Venimos trabajando en esta reorganización desde hace un mes y eso es sólo un paso más. La agrupación local se partirá para estar más cerca de los ciudadanos y fomentar la participación de los afiliados", desgranó Hernández White, quien señaló además que hace dos semanas el secretario de Organización a nivel nacional, Fran Hervías, estuvo explicando este proceso de reorganización a los afiliados malagueños.

En el caso de Málaga la junta directiva estaba compuesta por unos 500 afiliados, aunque no todos activos. La gestora temporal pretende "dar una estructura más estable" a esta organización "con cauces de participación adecuados para los mismos", ya que las primarias  habría puesto de relieve las diferencias "sobre cómo hacer esta nueva forma de política".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios