La crisis revaloriza la FP

  • Los Ciclos Formativos se convierten en la vía más rápida para la inserción laboral gracias a las prácticas en empresas · En la última década han aumentado en un 58% los matriculados en FP en Málaga

La Formación Profesional (FP) ha dejado de ser el vagón de cola de los estudios para convertirse en una de las mejores herramientas para lograr una inserción laboral inmediata. Los datos sobre matriculación en la provincia de Málaga demuestran que continúa el constante incremento de alumnos que deciden realizar ciclos formativos. Mientras que el Bachillerato se mantiene, la FP ha aumentado este año su número de alumnos en un 4%. Si hace diez años había la mitad de estudiantes en ciclos formativos que en bachiller ahora tan sólo separan estas dos opciones de educación postobligatoria un par de miles de estudiantes. De hecho, en la última década han aumentado en un 58% los matriculados en Formación Profesional, lo que supone más de 7.000 alumnos. Mientras, los estudiantes de Bachillerato se han mantenido en los últimos años.

El crecimiento de esta demanda viene condicionado por varios factores, entre los que destaca la reforma de estas enseñanzas que permite la incorporación directa a la Universidad y la crisis económica, que ha provocado que las empresas opten cada vez más por el perfil técnico de los alumnos de la FP, muchos de los cuales han pasado por sus instalaciones durante un cierto periodo de prácticas. Un total de 2.251 alumnos. Ésta es la diferencia entre los estudiantes que cursan este año Bachillerato y Ciclos Formativos. Frente a los 22.126 alumnos matriculados en Bachillerato, tanto en centros públicos como privados concertados, en ciclos formativos de grado medios y superior están inscritos 16.159 y en los PCPI más de 3.700, en total casi 20.000 alumnos, aunque esta cifra no refleja los que realizan la formación a distancia, ni tampoco los que estudian en centros privados, según las cifras facilitadas por la Delegación Provincial de Educación.

La crisis ha influido mucho en el apogeo de estas enseñanzas, tanto por la necesidad que tienen los jóvenes de una formación para encontrar un empleo como por el nuevo tipo de trabajador que buscan muchas empresas, más acorde con la cualificación técnica de un alumno de FP que con la de un licenciado, según explican fuentes del sector. "Para el 2020 el 85% de los puestos van a pedir personal cualificado con un ciclo formativo de grado medio o superior", estima Francisco Méndez, coordinador de Formación Profesional en la Delegación de Educación en Málaga.

La FP mira cada vez más hacia Europa y, según Méndez, se cambiará la "titulitis por la cualificación". En este sentido, la Ley de Economía Sostenible facilitará el acceso a la educación de grado medio y superior y ofrecerá "pasarelas para obtener la cualificación profesional que ahora se demanda", considera el técnico. Esto sí que puede provocar un aumento más significativo de las matriculaciones para el próximo curso "si la Consejería es capaz de hacer una oferta acorde con la demanda". El objetivo de convergencia europea está propiciando también que aumente el número de centros bilingües y los que ofrecen prácticas de tres o cuatro meses en el extranjero, como los institutos Rosaleda, Cánovas del Castillo y Campanillas, uno de los primeros en la provincia en promover este tipo de intercambio. El incremento del alumnado de la FP ha elevado también la formación de sus aspirantes, ya que acceden según sus calificaciones en ESO y /o Bachillerato. Pero la esencia de la FP se aseguró con las pruebas de acceso, ya que dan una segunda oportunidad a los que no pudieron en su día acabar los estudios. No obstante, las limitaciones de plazas para los que superan estos exámenes -en torno al 20%- ha obligado también a poner nota de corte en este cupo. Un ejemplo de ellos son algunos cursos de la familia de Sanidad como Imagen para el diagnóstico, donde se ha pedido un 7,92 en el IES Victoria Kent de Marbella y un 7,57 en el IES Profesor Gonzalo Huesa de Ronda.

La oferta de ciclos formativos en la provincia es muy variada. En el grado medio se han ofertado para este año 32 cursos pertenecientes a 19 familias profesionales. Respecto al grado superior, se han iniciado un total de 47 ciclos de 17 familias diferentes.

En cuanto al perfil del alumnado, Francisco Méndez señala que "mucha de la demanda en FP proviene del joven que no encuentra trabajo y continúa formándose porque el mercado es lo que exige, en estos tiempos la gente que aporta experiencia previa y titulación tiene más posibilidades que el personal no cualificado". Las empresas también tienen aquí un papel importante, destacan desde la Delegación de Educación. "Es una asignatura pendiente, las empresas tienen que facilitar que los trabajadores se formen, se reciclen", estima Méndez. En España un 31% de los jóvenes entre 18 y 24 años ni estudian ni tienen titulación. Eso se considera abandono escolar y "ahora este grupo es el que está demandando puestos en el sistema educativo para volver, porque necesitan la formación para trabajar", afirma el coordinador de FP en la Delegación. También explica que la tendencia es ofrecer módulos muy concretos para completar "una formación que responde a la demanda del mercado". Se emitirán certificados de profesionalidad mediante la enseñanza modular, sin tener que cursar el título completo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios