Los cruceros vuelven a ser los que más ingresan en las arcas del Puerto

  • Suponen el 21% de los 18,3 millones alcanzados en 2017

  • Mueve 2,9 millones de toneladas de mercancías, un 1,2% menos

El peso que los cruceros turísticos tienen para las arcas del puerto de Málaga es incuestionable. Al punto de recuperar el liderazgo como la mayor fuente de ingresos para la entidad presidida por Paulino Plata, desbancando de esta posición a los graneles sólidos. De manera precisa, de los 18,3 millones con los que la institución cerró su cuentas de explotación en 2017, el 21% correspondieron a la actividad crucerística, mejorando levemente el resultado de 2016; por el contrario, los números de graneles sólidos representan el 20%.

Ello pone de relieve el valor de esta industria no solo para el propio recinto portuario, sino sobre todo para la ciudad, donde el impacto ronda los 35 millones. El balance realizado por Plata constata la mejora que ha tenido la llegada de cruceros a Málaga, con un total de 509.644 pasajeros (un 18,2% más) y 299 escalas (14,7% más). El presidente del Puerto destacó este buen comportamiento y admitió la dificultad de mantener este nivel a lo largo del presente ejercicio. Sobre todo en lo relativo a la cifra de viajeros, en especial porque Málaga empieza a acoger un gran número de cruceros de lujo, que por sus características son de menor tamaño.

Esta funcionamiento positivo no evita, sin embargo, una caída en la cifra de ingresos respecto a 2016. Algo que Plata relacionó con el esfuerzo que se hace para que el recinto "sea competitivo", con una reducción en las tasas que se aplican a los buques, a los pasajeros y a las mercancías, y a las bonificaciones que se ofrecen para capar a más clientes. Todo ello, expuso, tiene una repercusión económica de unos 2 millones de euros. Sea como fuere, destacó que se trató de un ejercicio de "consolidación".

Desde el punto de vista porcentual, el movimiento de los graneles sólidos, con más de 1,6 millones de toneladas, aparece como la segunda fuente. Y de entre ellos, el cemento y el clinker sumaron casi 730.000 toneladas; seguidos de los cereales y su harina (544.764 toneladas) y el pienso y los forrajes (198.447 toneladas). La tercera vía de captación es la relacionada con la operación puerto-ciudad, con 18%. Sobre este elemento, el presidente del Puerto fue claro al defender los beneficios que esta estrategia tiene para la entidad. "Gracias a que tenemos Muelle Uno (centro comercial) podemos ser un puerto competitivo; si no tuviésemos estos ingresos no podríamos realizar bonificaciones", expuso.

A medio y largo plazo, la pretensión de la institución es avanzar en esta misma línea con el muelle 4 (Muelle Heredia), donde se planteaba un posible espacio comercial, y la reactivación del puerto deportivo de San Andrés. Ambas operaciones siguen pendientes de que se concrete el interés por parte de inversores potenciales. A las mismas hay que agregar la correspondiente al hotel de 135 metros en el dique de Levante, en proceso de tramitación.

En materia de graneles líquidos, el Puerto admitió cierto desencanto con el suministro de gasoil por parte de la terminal de ODT, si bien confió en que la tendencia mejore. En cuanto a contenedores, el tráfico creció un 2,5%, con un total de 488.707 toneladas. Igualmente, admitió la disminución registrada en el movimiento de vehículos, con 3.179 menos. Una disminución que desde la Autoridad Portuaria relacionaron con un cambio de tendencia por parte de los compradores, que apuestan por vehículos de más nivel. En total, el puerto movió 2,9 millones de toneladas, un 1,2% menos que el año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios