La cruzada de la familia de Mari Luz llega a Málaga

  • El abuelo y un tío recogen firmas para aumentar las penas a los pederastas

Con el nombre de su nieta bien visible en el pecho, para que a nadie se le olvide, el abuelo de Mari Luz Cortés recaló ayer en calle Larios para pedir a los malagueños que pongan "su grano de arena" en la lucha iniciada por la familia para conseguir que los pederastas cumplan cadena perpetua y su nombre forme parte de una lista pública. Necesitan 500.000 firmas para que el debate social abierto tras el asesinato de la pequeña de Huelva, presuntamente a manos de un hombre que debía estar en prisión por abusos a otras menores, llegue al Congreso. No cejarán hasta conseguirlas y de momento ya han recogido alrededor de 140.000.

Juan Cortés y uno de sus hijos, Francisco Valentín, se plantaron ayer en calle Larios e inmediatamente captaron la atención de todo el mundo. Megáfono en mano, el abuelo pedía con ímpetu su firma a todo el que pasaba. "Vamos a mirar por el futuro de nuestros niños, ellos no entienden de políticos ni de leyes, sólo de jugar", decía. Luego remataba: "Que no haya más casos Mari Luz".

La procesión va por dentro, pero a Juan Cortés, aparentemente, no le han abandonado las fuerzas. Le espera una larga gira por todo el país. Ya ha estado en Sevilla y en Cádiz y hoy estará en Granada. Luego viajará a Almería, Murcia, Alicante... Así hasta recorrer 32 ciudades y 5.500 kilómetros. Necesita 500.000 firmas, pero está convencido de que podrán llegar a los tres millones. Eso decía ayer entre idas y venidas, mientras recogía y soltaba papeles, mientras devolvía apretones de manos y recibía besos.

De Málaga se ha llevado muchas firmas y el calor de los malagueños. Una señora había venido expresamente a la capital desde Benalmádena para estampar su rúbrica y Fernando Jiménez se desplazó al centro desde El Tarajal con algunos vecinos. "Y ahora llega mucha más gente", explicaban los dos.

Rafael Soldado e Ignacio García Rivas trajeron a los Cortés varias hojas repletas de firmas, las de todos sus vecinos del edificio Bobastro, que está en la Avenida de Andalucía. "Nos metimos en internet, cogimos las hojas y todo el mundo ha firmado; a la gente le cuesta hacerlo, pero por esta causa ni se lo han pensado", relataban antes de hacerse una foto con el abuelo, que no daba abasto para atender a quien se acercaba para solidarizarse con él. Las hojas están disponibles en la web www.nuevodrom.net.

Hoy Granada y luego muchas ciudades. Todo para intentar que haya Una Justicia más justa, como reza la camiseta que Juan Cortés viste en recuerdo de su nieta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios