Una cuestión de altura en el cementerio de Antequera

  • Vecinos se quejan por la inseguridad que tienen al limpiar las lápidas de sus familiares, que están a seis metros del suelo

Cuando solo restan unos días para la celebración del Día de los Difuntos y de Todos los Santos, el 1 de noviembre, los cementerios de todo el país empiezan a convertirse en hervideros de familiares que engalanan las lápidas de sus seres queridos. Sin embargo, esta tarea, que a priori es sencilla para muchos, se convierte en casi una odisea para otros muchos. Este es el caso de decenas de vecinos de Antequera, que se ven obligados a realizar malabarismos para poder limpiar los nichos de sus fallecidos debido a la altura en la que se encuentran. Algunos de ellos, a seis metros sobre el nivel del suelo.

Aunque las escaleras que hay en el camposanto de esta localidad tienen suficiente envergadura para llegar a las tumbas y limpiarlas, el problema se presenta cuando hay que subirse. Al encontrarse el suelo inclinado, una de las patas de la escalera queda en el aire, por lo que cuando la persona trata de ascender, se le echa encima. Los residentes del municipio aseguran que no hay seguridad y que deberían instalar una plataforma para estos días, al objeto de que el acceso resulte más fácil.

"Nosotros decidimos no ponerle ninguna balda a la lápida porque está muy alta y no es fácil llegar hasta allí para limpiarla. Te juegas el tipo para subir, porque está claro que sola no puedes venir. Tiene que acompañarte alguien para que te sujete la escalera y luego tener el máximo cuidado de no caerte y de no dañar los nichos que están alrededor" cuenta Carmen Morente, una de las vecinas, que añade que en estas circunstancias se ven obligados a dejar la lápida sin flores y "sin un simple objeto que la adorne para evitar subir".

Para solucionar este problema, el responsable del cementerio en el Ayuntamiento de Antequera, Antonio Mellado, explicó que algunos de los familiares optan por poner una cuña de madera debajo de la pata de la escalera que queda en el aire. "No se puede adaptar una escalera para cada parte del cementerio, porque cada tramo es distinto al anterior. No está nivelado en casi ninguna de sus zonas porque el terreno está en pendiente y tampoco se puede poner una plataforma o un torito para que cada persona limpie su nicho porque es muy aparatoso y no entra en todas las zonas", manifestó.

Por otra parte, y para solventar algunas carencias que tiene el cementerio, el Ayuntamiento de la ciudad del Torcal va acometer una serie de obras por 124.000 euros. Según adelantaron fuentes municipales a este periódico, los trabajos comenzarán después de las fiestas de Todos los Santos y consistirán en el levantamiento del murete, la introducción de una nueva canalización, el hormigonado de los caminos que aún quedan de tierra y la construcción de aseos en la parte de arriba del camposanto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios