La culpa de la falta de productividad es de los jefes

  • Dos expertos pidieron ayer en Málaga que se cuide el talento de los empleados y que haya una jornada laboral más racional

La economía española está en crisis. Las recetas para salir de ella se sustentan principalmente en mejorar la productividad y la innovación. Pero, ¿quién debe asumir la responsabilidad? Dos destacados expertos en recursos humanos estuvieron ayer en Málaga en actos distintos y apuntaron al mismo culpable: el jefe.

Juan Carlos Cubeiro es uno de los gurús mundiales en el estudio del talento y liderazgo hasta el punto que ha trabajado para el 80% de las 500 mayores empresas españolas y ha publicado numerosos libros. Participó ayer en el Foro del Mediterráneo, al que acudieron un centenar de directivos y empresarios locales, con la ponencia El liderazgo como respuesta a la crisis. En su habitual tono, directo y campechano, explicó que "el 60% de la productividad depende de la calidad de los directivos, aunque luego siempre se carga las tintas sobre que no hay trabajadores adecuados". Destacó que, precisamente en tiempos de crisis, "mejorar la productividad no es hacer lo mismo que antes pero con menos personas" y señaló que los expedientes de regulación de empleo "se están haciendo mal".

La clave, en opinión de este experto de los recursos humanos, es cuidar y premiar el talento, "que no es ser tremendamente inteligente sino poner en valor lo que cada uno sabe hacer". La crisis actual es financiera, pero también de confianza. De hecho, el 60% de los trabajadores en EEUU desconfían de sus jefes "y menos mal que en España no han hecho la prueba porque si no habría salido posiblemente un porcentaje mayor", indicó. Para aumentar esa confianza, Cubeiro apuntó que los empresarios tienen que hacer proyectos ilusionantes y dar credibilidad. "Sin estas dos cosas no se le puede pedir compromiso a los trabajadores", continuó. También, en opinión de Cubeiro, hay que desterrar al empresario chiki-chiki "que se basa en 1) Idea genial; 2)Business Plan; 3)Subvención; 4) Defunción", y "desmitificar la idea de que la innovación es hacer cosas muy complicadas".

Otro aspecto fundamental en la gestión de una empresa, y de las que más afecta a los trabajadores, es el horario laboral. ¿Sabían ustedes que los españoles, pese a la fama que tenemos, trabajamos 240 horas más que la media europea? Sin embargo, eso no quiere decir que seamos más productivos. Al contrario, estamos en el furgón de cola de la UE.

Más de un centenar de instituciones, entre las que se encuentra el Gobierno y 12 comunidades autónomas, y las principales empresas del país forman parte de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, una entidad sin ánimo de lucro. Su presidente, Ignacio Buqueras, estuvo ayer en Málaga para presentar junto al alcalde un congreso que tendrá lugar en Tarragona en noviembre. Explicó a este diario que a la hora de hablar de productividad hay que cambiar la cultura del presentismo en España porque "es tercermundista. No importa estar 10 ó 12 horas diarias en el trabajo sino que lo que hay que buscar es la eficiencia, trabajar por objetivos y con apoyo tecnológico". Esta comisión propone que el horario de entrada esté en una horquilla de 7:30 a 9:00 y de salida de 16:30 a 18:00 con un descanso máximo de una hora para almorzar. "Tenemos que ajustarnos a los horarios europeos y en Europa a partir de las 17:00 no hay nadie trabajando. Eso beneficiará a las familias, que podrán tener una mayor calidad de vida y evitar, por ejemplo, casos de separaciones o fracaso escolar", expuso Buqueras.

Estos dos expertos tienen las ideas claras. Y ayer las transmitieron en Málaga a empresarios y gestores. Sólo falta que éstos últimos, los jefes, tomen nota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios