La trama delictiva en la cárcel motivó la primera redada policial en la prisión

  • Es la primera vez que la Guardia Civil registra el penal de Alhaurín en toda su historia · La dirección tiene identificados a los internos presuntamente implicados en los atracos, que ocupaban tres celdas

El alcance de la presunta trama delictiva que se organizaba desde el interior de la cárcel de Alhaurín de la Torre motivó, el pasado día 30 de enero, el primer registro que la Guardia Civil hace en el interior de la prisión malagueña, donde las competencias de seguridad corresponden a los funcionarios. Así lo explicó ayer José María López, portavoz de CCOO en el centro penitenciario. "La Guardia Civil sólo entra en prisión por un motín o por cuestiones de terrorismo, pero nunca se ha dado el caso de que lo haya hecho por delincuencia común", indica López.

La trama, desmantelada en una eficaz operación de la Unidad de Control Operativo (UCO) de la Guardia Civil ha supuesto hasta la fecha la detención de casi una decena de personas. Entre ellas, dos funcionarios de la misma prisión que podrían estar compinchados con los delincuentes internos que presuntamente ordenaban atracos y otros golpes, y que ahora se encuentran en la cárcel de Sevilla, un empresario con varias tiendas en Torremolinos y un abogado con oficina en Estepona, entre otros. También es la primera vez que un funcionario de la cárcel de Málaga es detenido por presunta corrupción.

Según lo que ha trascendido hasta la fecha, la banda podría estar especializada en asaltar a representantes de joyerías, de los que primero identificaban las matrículas de los vehículos para así llegar hasta sus domicilios y, una vez localizados, estudiar el mejor momento para dar el golpe.

El director de la cárcel, Antonio Guerrero, explicaba ayer que tiene identificados a los presuntos implicados, aunque aclaró que, durante su registro, la Guardia Civil sólo inspeccionó tres celdas. Los internos no serán trasladados de momento a otro centro penitenciario, aunque la dirección de la cárcel admite que tomará las "medidas oportunas".

Además, Guerrero matizó las incautaciones realizadas por los agentes en el interior de la prisión y dudó de que hubieran podido encontrar droga en el recinto. "Lo que se incautaron es mucho menor de lo que se ha dicho, pero el caso está bajo secreto de sumario", advirtió.

De hecho, la Guardia Civil aún no ha ofrecido datos oficiales de la operación, aunque la Subdelegación del Gobierno en Málaga anunciaba ayer que el comunicado oficial saldrá en las próximas horas. El sindicato CCOO achaca el hecho de que se haya podido delinquir desde dentro de la cárcel a la falta de personal en un recinto con más del doble de internos de los previstos. José María López ofrece un dato inquietante: "Todos los días hay una media de 200 presos que circulan por el interior de la prisión sin la compañía de un funcionario, como establece la norma", dice en referencia a la falta de personal que él sitúa en 80 empleados.

"Si ha tenido que intervenir la Guardia Civil desde el exterior es que algo ha fallado, aunque no debemos olvidar la presunción de inocencia y pedir el máximo respeto para nuestros compañeros", dijo.

Aun así, este funcionario estima: "Seguro que se producen otros delitos desde dentro porque, además de la falta de personal con dos funcionarios para un módulo de 140 presos, éstos tienen la posibilidad de hacer cinco llamadas a la semana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios