"El derecho a la muerte digna hay que conquistarlo, como el voto de la mujer"

  • Considera que la sociedad está madura para tener una ley que regule el suicidio asistido y la eutanasia porque asegura que estas opciones son parte de la libertad de cada uno

Comentarios 1

-¿Desde cuándo existe la Asociación Derecho a Morir Dignamente?

-Desde los 80. Pero ha sido una asociación cerrada a los socios. No se nos ha conocido mucho.

-¿Quién puede ser socio y cuánto lleváis en Málaga?

-Cualquier persona, tenga una enfermedad terminal o no. La cuota mínima es 42 euros al año y la máxima, de 90. Si alguien quiere, puede pagar más. La cobertura es total para todos los servicios que da la asociación pagues lo que pagues. En Málaga llevamos casi dos años. DMD se está expandiendo. Hay DMD Andalucía, pero se está intentando que cada ciudad tenga una sede local. Es el caso de Málaga, Granada, Sevilla. Estamos intentando llegar a la población, a asociaciones, a instituciones. Descentralizar la asociación lleva mucho tiempo y mucho esfuerzo. El objetivo es que la gente nos conozca, desmitificar la muerte, que la gente conozca sus derechos y los exijan en los centros sanitarios. Aquí en Málaga somos unos 25 socios. En el perfil predominan las personas con algún problema terminal o que lo va a ser.

-¿Habéis tenido casos en Málaga?

-Casos no hemos atendido ninguno porque todavía no tenemos la infraestructura necesaria.

-¿Hay mucho tabú con la muerte?

-Muchísimo. El problema es que se nos enseña a vivir bien, pero no a morir bien. No se nos enseña cómo debemos afrontar ese proceso. Ni al ciudadano ni a las instituciones, ni a los hospitales. La muerte es un tema tabú, pero es importante que se hable de ello, que se conozcan las opciones que tienes y que haya libertad. Entendemos que actualmente se coarta un poco el derecho a decidir sobre tu propia vida. Desde DMD abogamos por el derecho de todas las personas a disponer de su propia vida. Nosotros nos dedicamos a personas que están ante un sufrimiento insoportable, ante una enfermedad terminal. Entendemos que la vida es un bien de cada uno, no es una obligación, sino un derecho más. Abogamos por la libertad.

-Una idea que causa conflicto con algunos sectores...

-No sé por qué. Parece que la vida no es tuya y que, por tanto, no tienes ningún derecho a disponer sobre ella. En DMD hay socios de todo tipo, religiosos y católicos. Yo soy católico. Pero el que tú seas católico no significa que tengas que comulgar con todo lo que te dicen. La religión tiene la idea de que la vida es de Dios y que él es quien la da y la quita. Nosotros entendemos que ésa es una forma de sumisión. Y ésta es una opinión mía, creo si hay un dios no quiere que seamos sumisos o esclavos y que pasemos un sufrimiento insoportable. La religión ha hecho daño tradicionalmente en ese aspecto porque no deja la libertad suficiente para que aquel que tenga un sufrimiento insoportable pueda finalizar su vida. Pero se finaliza. Estamos hartos de leer fulano se tira al tren o mengano se tira por la ventana.

-Hay gente que está terminal y ni siquiera puede suicidarse.

-Para eso está el testamento vital. Nosotros insistimos que es útil. Yo soy joven y no tengo ninguna enfermedad, pero si el día de mañana me pilla un coche y no puedo expresarme, quiero tener mi derecho a hacer con mi vida lo que quiera. El testamento vital no hace mención al suicidio asistido ni a la eutanasia porque esos conceptos no son legales con las leyes que tenemos, pero sí regula si quiero respiración asistida o no; si quiero que me den alimento por sonda o no.

-¿DMD aboga por el suicidio asistido y la eutanasia?

-Por supuesto que sí. Esos conceptos no supone quitarnos a ancianos de encima. Parece que somos unos asesinos. No es eso. Sino dejar que la persona sea libremente la que decida, sin coacción de ningún tipo. Y el que esté inválido, en cama y quiera vivir, que viva hasta sus últimas consecuencias. Pero el que quiera, tiene que tener su derecho a no tener porque pasar ese sufrimiento. En el fondo, todo se resume en libertad. En que nadie tiene que decirme qué hacer con mi vida y con mi cuerpo. Para mal o para bien.

-¿El avance del PP puede frenar los cambios legislativos?

-Yo intento separar la política de DMD. En la asociación hay socios de todas las ideologías. Sí es verdad que la Ley de Muerte Digna se ha frenado. Estaba iniciándose con el anterior Gobierno, pero se ha parado. Entiendo que este Gobierno, con la crisis, no la tiene en su lista de prioridades y va a sufrir un gran frenazo. Nosotros seguimos luchando porque esa ley salga. En Andalucía tenemos la suerte de tener una ley andaluza de muerte digna, aunque no llega hasta donde quisiéramos nosotros...

-¿En qué se queda corta?

-En el suicidio asistido y la eutanasia. Porque al estar en el Código Penal, o se modifica el Código Penal o no se puede entrar. Pero sí recoge bastantes cosas en las que DMD ha colaborado en la redacción.

-¿Con un gobierno de izquierdas sería más fácil esta legislación?

-Yo entiendo que sí, lo que no comparto es que tenga que ser así. Es un asunto que debe estar fuera de toda ideología política. La regulación de una muerte digna debe estar fuera de toda política y religión. El que sea religioso tendrá sus convicciones, pero el que no lo sea no tiene por qué acatar ningún precepto. Incluso el que sea religioso debe tener el derecho a hacer lo que quiera. Yo intento separar la política, pero sí es verdad que hay unos partidos que están más con nosotros.

-¿La sociedad está madura para una ley de muerte digna?

-Totalmente. Es un derecho al que uno se acoge libremente. El que no quiera, que no se acoja. Pero actualmente solo hay una vía y por esa hay que ir quiera usted o no quiera usted. Y eso no lo entendemos.

-¿Daría seguridad a los médicos?

-Totalmente. Una de las cosas que se pretendía con la Ley de Muerte Digna andaluza era precisamente dar seguridad jurídica a los médicos. Lo vimos en el caso de Huelva, donde se intentó impedir que Ramona muriera. La Consejería de Salud llamó al hospital porque había una ley y un testamento vital y ordenó que se le desconectara. El testamento vital debería hacerlo toda persona que está en el mundo. No lleva más de media hora, se hace en la Delegación de Salud. Los impresos se pueden descargar de internet y es un documento que se puede cambiar las veces que tú quieras. Es un trámite muy sencillo, pero a la hora de tener un problema, es tu voluntad. A la familia también la descarga de tomar una decisión bastante comprometida, como tener que tener que desconectarte de una máquina o no. Es seguridad para el médico, para la familia y para el paciente.

-¿Qué le diría a quienes se oponen a una ley de muerte digna?

-Les diría que no vamos contra nadie, que somos una asociación muy respetuosa, tanto con la legalidad vigente como con las posiciones personales de cada uno. Pero que no se nos puede obligar a comulgar con lo que no queremos. Les diría que nos conocieran, que debatieran con nosotros. De eso de trata, de debatir, de no imponer. Yo abogo por la libertad, que puedas hacer con tu vida y con tu cuerpo lo que a ti te parezca bien. Desde organizaciones que tienen que ver con la religión eso no se entiende porque Dios es el que da y quita la vida.

-¿Se hace eutanasia en España?

-Aunque los políticos digan que no se practica, la eutanasia se practica y se hace todos los días. No digo que se haga en hospitales, ojo. Y no conozco condenas penales por ese tema porque se suele hacer la vista gorda.

-¿Se refiere a eutanasia en casa?

-Sí y ahí no conozco ningún problema de ningún tipo. De hecho, en el caso de Ramón Sampedro, a Ramona no se le ha hecho nada. Puedes pedir que no te alimenten por sonda, que no te rehidraten, que te quiten la respiración asistida. Pero no puedes pedir la eutanasia porque no es legal.

-Lo que queréis es regularizar la situación...

-Exactamente. Si se aplica una sedación a un paciente y a causa de esa sedación muere, ¿eso cómo se llama? Eso se está haciendo, pero queremos que esté regulado, que no se esconda, que sea un derecho.

-Usted se define como un conservador que defiende la eutanasia...

-Exactamente. En DMD hemos tenido casos de personas del Opus Dei. Hay que separar religión y política de opciones personales. Yo soy católico, pero yo no acepto que la vida sea de Dios. Yo acepto que la vida es mía. A mí Dios me ha dado libertad para amar, para no amar; para tener hijos, para no tener hijos; para casarme, para no casarme... El hombre desde que nace es libre. ¿Pues por qué no hay libertad para decidir sobre tu propia vida más cuando hay un sufrimiento irreversible o una enfermedad terminal para acabar esa vida sin sufrimiento? Siempre desde la libertad. La eutanasia no va contra nadie, es una opción personal de cada uno. El que quiera morirse en un hospital sufriendo lo indecible, puede hacerlo y debe hacerlo si es su opción personal. Pero también tenemos derecho los que no entendemos la vida de esa forma a elegir el irnos sin sufrimiento. Y yo dudo, es una opinión personal, que si Dios existe, nos castigue por haber tomado esa opción.

-Dice que la sociedad está madura para una ley de muerte digna...

-Sí, pero el derecho a una muerte digna hay que conquistarlo. Entendemos que no está conquistado en el grado que debería estarlo. Todos los derechos se han conquistado en la historia de la humanidad, todos; el derecho a votar de la mujer se conquistó, no se lo dieron. Sabemos que día a día, nuestros derechos se pisotean, para eso está la Justicia. ¿Que no vamos a llegar a la eutanasia con este Gobierno? También lo creo porque sus ideas no están en ese sentido, pero no creo que se recorten derechos. Y si se recortan, para eso está DMD, para cuando esos derechos sean vulnerados.

-Vamos a otros temas. El alcalde de Alhaurín el Grande ha sido condenado y no dimite. ¿Qué opina?

-La corrupción es una lacra que tiene difícil solución porque habría que empezar desde que somos muy pequeñitos educando en valores. La corrupción no va por partidos políticos, va por personas. La corrupción es deleznable y más en las personas que nos representan. De quien me representa espero que sea honrado 100%.

-¿Qué le parece lo que ha ocurrido con el Museo de las Gemas?

-Ha sido un poco fiasco. Pero sobre la gestión de Málaga, yo a la ciudad la veo bien. Sin entrar en política, veo bastante bien la gestión. ¿Que hay problemas, fallos y altibajos? Por bien que tú gestiones, en todo hay fallos.

-La apertura del Muelle 1 también se abrió y se cerró...

-Debería haber sido más coordinado. Pero no abra usted, cierre usted... Pero entiendo que son casos puntuales. La mayoría de las cosas en la ciudad se gestionan bien. En una ciudad tan grande tiene que haber problemas. Además, el alcalde [Francisco de la Torre] me parece un político honrado y hace falta honradez en la vida pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios