Los desahucios por no pagar la hipoteca duplican ya a los de 2007

  • En todo el año pasado hubo 305 procedimientos hipotecarios y en lo que va de año ya son más de 500 · Los juzgados también han practicado otros 751 desahucios por impago de alquileres

Comentarios 1

La crisis aprieta a las familias. Tanto, que pagar la hipoteca empieza a ser imposible para muchos malagueños. Tanto, que los servicios judiciales están cada vez más saturados de casos de desahucio, que no paran de crecer tal y como reflejan los datos del Decanato de los juzgados de Málaga. En lo que va de año se han registrado 521 procedimientos hipotecarios, es decir, los que se abren por no pagar a los bancos la hipoteca. La cifra supone casi el doble que hubo en todo el año 2007, cuando se practicaron 305 en total. Además, desde el 1 de enero hasta ahora ha habido otros 751 desahucios por no pagar el alquiler de la vivienda. Se espera que a finales de año sean un 10% más que el pasado, cuando se dieron 1.008 casos.

Ante tal avalancha, el pasado 30 de abril se constituyó el Juzgado de Primera Instancia nº 17 que preferentemente se dedicaría a los casos de desahucio. Sin embargo, dada la carga de trabajo que tienen todas las unidades dedicadas a temas civiles, "aún no se ha visto conveniente que este juzgado se dedicara exclusivamente a ese apartado", explicaron fuentes judiciales. Actualmente allí tratan 2.500 asuntos civiles por juzgado al año. Sin embargo, "los modelos óptimos de tramitación" fijan este número en 800, por lo que al primer trimestre de este año ya se habían cubierto los objetivos deseables.

El incremento de los desahucios va ligado a la crisis económica. "En principio siempre van vinculados a la falta de disponibilidad económica, ya que la mayor parte de desahucios son por falta de pago", explica un abogado de la capital. "Y, aunque las hipotecas son lo último que se deja de pagar, a veces a las familias les resulta imposible", añade. Es lo que alega un vecino de la capital, en este caso, denunciado por no pagar el alquiler. Sin embargo, las dificultades burocráticas impiden a su casero echarle de casa, "y eso que el propietario conoce que su inquilino está implicado en un caso de drogas", cuenta otro abogado, que explica cómo la Policía Judicial se personó en la inmobiliaria que gestiona el piso para tener más datos del arrendatario, que estaba en busca y captura. "A pesar de ello pueden pasar hasta siete meses hasta que se consiga la orden del juez que permita legalmente echarlo de la vivienda", añade el letrado que lleva el caso. "Y al final se declarará insolvente y aquí nadie cobrará", subraya.

Actualmente todos los Juzgados de Primara Instancia dan "un trato prioritario" a los juicios de desahucio. Por ello, reservan "en su apretada agenda" un hueco para anteponerlos a otros menos urgentes. Sin embargo, los plazos siguen siendo muy largos para los propietarios, que no recuperan el inmueble antes de seis u ocho meses en el mejor de los casos. "Es difícil acortar estos plazos porque el juicio verbal de desahucio no es precisamente un juicio exprés", añadieron las mismas fuentes, que explicaron que "no es caprichoso dejar 3 o 4 meses entre el juicio y el lanzamiento, ya que en este tiempo el juez tiene que dictar la sentencia, esta se debe notificar a las partes, adquirir firmeza, la parte actora debe solicitar la ejecución mediante nueva demanda presentada en el Decanato y despacharse la ejecución por el juzgado con el dictado de un auto que también ha de notificarse a las partes, especialmente al ejecutado". [El CGPJ avaló ayer el anteproyecto de reforma de la ley de arrendamientos urbanos que incorpora los desahucios exprés, que tienen como objetivo agilizar la salida de los inquilinos morosos, en concreto, en el plazo de un mes como máximo desde que el juez dicta la sentencia].

Sin embargo, el problema es aún mayor porque los trabajadores que deben practicar los desahucios están "desbordados" de casos. Se trata del Servicio Común de Actas de Comunicación y Ejecución de los juzgados de Málaga, cuya plantilla no varía desde el año 2000 a pesar de que se han abierto 18 juzgados en los últimos años "y es un órgano que tiene graves problemas" para cumplir con su trabajo. Este servicio es el que se encarga de los actos de comunicación (notificaciones, citaciones, requerimientos y emplazamientos) y ejecuciones (como embargos o cambios de depositario, entre otros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios