La amiga de la desaparecida aporta más datos a la Guardia Civil durante más de tres horas

Ashley Rubio, la amiga con la que Amy pasó las horas anteriores a su desaparición, aportó ayer nuevos datos a la Guardia Civil durante más de tres horas. La joven entró en el cuartel del Instituto Armado de Fuengirola en compañía de su madre, Deborah Rose, a las 17.30, donde permanecieron hasta las 20.45. A su salida, la progenitora se mostró parca en palabras -la madre de Amy ha pedido a los amigos de ésta que dejen de conceder entrevistas-.

Rose se limitó a explicar que habían acudido al cuartel para recoger una tarjeta de memoria con fotos de Amy que su hija había prestado a los investigadores y que su estancia se había prolongado durante toda la tarde porque la chica había estado hablando a los agentes de "la vida de Amy", con idea de aportar nuevos datos que puedan ser de utilidad a la investigación.

"Estamos muy preocupados porque no hay novedades y cada día que pasa es peor", afirmó la madre de Ashley justo antes de subir a su vehículo después de abandonar la sede de la Guardia Civil. No obstante, Rose destacó que tanto la familia como los amigos de la desaparecida conservan la esperanza de encontrarla "sana y salva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios