El desempleo se enquista en Málaga en los mayores de 45 años

  • El 'boom' turístico cierra julio en Málaga con 143.570 parados, 2.739 menos que en junio

Las oficinas de empleo confirman que julio sigue la tendencia registrada en el segundo semestre del año por la Encuesta de Población Activa (EPA): el paro baja de forma significativa en Málaga y, aunque todavía no ha alcanzado las cotas previas a la crisis, sí que ofrece los mejores resultados desde 2008 en gran medida gracias a la capacidad de los servicios y el turismo para generar puestos de trabajo. No obstante, los datos del paro correspondientes al mes pasado también descubren otras circunstancias que corren el riesgo de pasar desapercibidas en la remontada del mercado laboral. La principal es que el desempleo se enquista en la población de más edad. El 50,7% de las personas que hay en este momento sin un puesto de trabajo en Málaga tienen más de 45 años.

De los 143.570 parados que registraron las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) en el mes de julio, 72.882 tienen más de 45 años. En ese tramo, precisamente, es donde se cronifica el paro de larga duración. El enquistamiento del desempleo entre los trabajadores de más edad se aprecia con claridad si se observa el peso de quienes no tienen una ocupación laboral en el conjunto de la población inscrita como demandante de trabajo. Si ahora suponen algo más de la mitad de los parados, en el cenit de la crisis no representaban ni el 40%. Es decir, a medida que la economía ha espabilado este colectivo se ha ido descolgando de la remontada hasta quedar rezagado.

Por ejemplo, en 2008 había 107.103 parados en la provincia de Málaga y de ellos 37.395 (35%) tenían más de 45 años. En 2012, es decir, cuando la economía española hacía aguas y se activaba el rescate del sistema financiero, había en la provincia 192.143 personas sin empleo, de las que 75.129 (39%) superaban los 45 años. Es decir, tanto la tasa general de desempleo como la de mayores se había disparado a una velocidad bastante equiparables. Sin embargo, a partir de ese momento las estadísticas demuestran que los mayores han tenido más dificultades para reincorporarse al mercado laboral, de modo que cada año han ganado volumen en las listas del paro hasta suponer más de la mitad de los desempleados de Málaga.La debacle de la construcción es una de las explicaciones porque muchos de los trabajadores del sector que perdieron su ocupación al comienzo de la crisis han tenido serios obstáculos para regresar a una actividad que no acaba de arrancar con vigor. No obstante, este es un argumento menor porque solo el 15% de los parados de más edad pertenece a la construcción. El 66% corresponde al sector de los servicios, precisamente el que más alegrías inyecta a la economía local y nacional. En este segmento 48.492 parados de más de 45 años en Málaga.

Desde el punto de vista de la edad el segundo colectivo que contabiliza más desempleados es el comprendido entre los 30 y 44 años. En grupo caso hay 47.724 personas, mientras que la cifra de parados de entre 25 y 35 años se eleva a 11.914, un dato casi idéntico al de los desempleados menores de 25 años (11.050).

En términos generales, los 143.570 parados de julio en la provincia de Málaga indican que el desempleo se ha reducido en 2.739 personas, un 1,87% menos que en junio y, lo que es mucho más importante, la evolución anual del paro encaja un retroceso del 10,5%, con 16.976 trabajadores menos en busca de una ocupación.

La segunda lectura que pone de relieve la información estadística del Servicio Estatal de Empleo (SEPE) es la altísima temporalidad del mercado laboral en la provincia. El mes pasado, aunque solo salieron de las listas del paro 2.739 personas se formalizaron 68.896 contratos. Es decir, para que un desempleado curse baja es necesario, de promedio, que se firmen 25 contratos.

También queda confirmado el poderío del turismo y las actividades asociadas en la generación de empleo porque el 82% de los contratos laborales que se suscribieron en el mes de julio fueron, precisamente, para este sector.

En términos generales el comportamiento de la contratación ha sido discreto en julio porque se han firmado 4.203 relaciones menos que el mes anterior (-5,7%), si bien en el cómputo anual estos 68.896 contratos son 1.907 más que hace un año, lo que significa una subida del 2,8%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios