Se desnuda e intenta tirarse desde la azotea de la Comisaría

  • Un marroquí al que la Policía trató de identificar reacciona con amenazas · Ingresado en el Hospital Civil, se fuga

3

La cronología de hechos es rocambolesca. Primero se desnudó tras ser requerido por la Policía Nacional para ser identificado. Luego intentó tirarse desde la azotea de la Comisaría provincial, por lo que fue trasladado a la Unidad de Agudos del Hospital Civil para la correspondiente valoración psiquiátrica. Pero rompió una ventana y se escapó. Hoy nadie sabe dónde se encuentra.

Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo. Pasada la medianoche, agentes del Cuerpo Nacional de Policía interceptaron a un individuo que iba andando por la avenida de Valle Inclán, unos 300 metros antes del falso túnel de Carlos Haya, con el consiguiente riesgo para la circulación. Ante esta circunstancia anómala, fue requerido para su identificación. Se trataba de un ciudadano de origen marroquí, H. S. H., de 27 años de edad. Fuentes policiales subrayan que no había cometido ningún delito pero se actuó según el protocolo.

Tras ser trasladado a la comisaría provincial, cuando la Policía estaba realizando las gestiones ordinarias, el individuo accedió por las escaleras interiores a la azotea de la cuarta planta del edificio, se despojó de su ropa y amenazó con tirarse.

Nadie entendía los motivos que llevaban al individuo a actuar así y hubo que iniciar una larga negociación para convencerlo de que desistiera de su intento de tirarse. Finalmente un equipo de mediación de la Policía Nacional logró evitar que se arrojase de la azotea de la comisaría provincial. "Primero pidió un teléfono porque quería comunicarse con alguien, luego ya no lo quería. Desde el primer momento evidenció que no estaba muy bien", subrayaron las mismas fuentes. Para garantizar la seguridad del individuo, hasta el lugar de los hechos se desplazó una dotación de bomberos para intentar minimizar la caída en caso de que finalmente se mantuviese en su empeño. Éste es el protocolo previsto para estas situaciones.

Casi tres horas duró la negociación, pero finalmente se logró que dicho individuo depusiera su actitud y fuera atendido por los servicios policiales. Una vez fue identificado como ciudadano marroquí se le trasladó a la Unidad de Agudos del Hospital Civil para ser sometido a una valoración psiquiátrica. Pero ayer por la mañana rompió una ventana y se escapó. Nadie sabía ayer su paradero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios