Un detenido en la operación La Unión contra el yihadismo muere apuñalado

  • El bielorruso Andrei Misha, considerado por la Policía un experto en armas químicas, fue atacado por un menor en La Línea · Los Tedax se han hecho cargo de su equipaje

El ciudadano bielorruso Andrei Misha, detenido en diciembre de 2005 en la operación La Unión contra el terrorismo yihadista en la que fueron arrestadas 19 personas, murió apuñalado a las 7:00 del pasado 4 de octubre en La Línea.

La víctima recibió siete puñaladas que le llegaron a impactar en el cuello y perdió la vida poco después de ingresar en el hospital de La Línea. Unas horas más tarde fue detenido un joven de 17 años, cuya identidad corresponde a las iniciales R. I. G. C., por su presunta relación con el crimen. La Fiscalía de Menores decretó ayer su ingreso en prisión, al tiempo que el juez que investiga este suceso ordenó el secreto de las actuaciones.

Misha, de 34 años, había llegado a La Línea de la Concepción el día antes y se había alojado en un céntrico hostal del municipio. El periódico Europa Sur, que edita el grupo Joly en el Campo de Gibraltar, ha informado de que expertos de la unidad de explosivos Tedax de Sevilla se desplazaron hasta esta localidad para hacerse cargo del equipaje del fallecido: dos maletas, una mochila y una caja.

Cuando fue detenido en diciembre de 2005 en el transcurso de la operación La Unión contra el terrorismo islamista, la Policía definió a Andrei Misha como un experto en armas químicas que, de acuerdo con las investigaciones, había recibido entrenamiento en Chechenia y Azerbaiyán, al tiempo que había pasado también por Pakistán donde presumiblemente se había formado en el extremismo religioso.

En la operación La Unión se desmanteló una célula radical forjada en el entorno de la mezquita de la calle La Unión de Málaga que supuestamente lideraba Hiyag Maan, alias Abu Sufian quien, según la Policía, tenía relaciones con el entorno de Al Zarqawi, el líder de Al Qaeda en Iraq muerto en un ataque aéreo estadounidense seis meses después.

Las pesquisas policiales revelaron entonces que el grupo de Abu Sufian presumiblemente preparaba a yihadistas dispuestos a viajar hasta Iraq para inmolarse en atentados suicidas. Entre estos figuraba un estudiante de Electrónica de origen marroquí de 22 años de edad que presumiblemente fue detenido en una vivienda en la que aguardaba la fecha en la que debía viajar hasta Iraq para protagonizar un atentado suicida.

De los 19 hombres arrestados en la operación, diez fueron localizados en Málaga. Entre ellos no estaba Andrei Misha. El bielorruso fue detenido en Palma de Mallorca. Según las investigaciones, el fallecido estaba a las órdenes directas de Abu Sufian.

Tras su detención, Andrei Misha ingresó en prisión y cuando el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que instruye el procedimiento por el caso La Unión, acordó su libertad provisional le prohibió expresamente que abandonara el país. Tras su liberación, el bielorruso se afincó en Málaga.

Las averiguaciones policiales sobre esta célula radical indicaban que se había creado a partir de los contactos que se establecían en la mezquita de la calle La Unión. La mayoría de los sospechosos eran asistentes habituales a este centro religioso o, al menos, habían aparecido estratégicamente por él.

De hecho, dos de los detenidos estaban autorizados para dirigir el rezo y otros dos lo hacían de forma esporádica. En este sentido, el presunto cerebro del grupo, Abu Sufian, había acudido meses antes a la mezquita, aunque luego dejó visitarla. También fue visto en el centro Abdullah Garem algaarem Alqarni, un saudí al que la Policía le atribuía el papel de ideólogo.

19

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios