Tres detenidos por atracos a bancos en los que lograron 23.000 euros

  • Los autores, que utilizaban una pistola modificada y un machete en los asaltos, se apoderaban en escasos segundos de todo el dinero disponible y huían del lugar

Tres individuos han sido detenidos por la Policía como presuntos autores de cuatro atracos a entidades bancarias en Málaga cometidos desde el pasado noviembre en los que lograron un botín total de 23.000 euros, de los que se han podido recuperar algo más de 4.000 euros.

El "modus operandi" era similar en todos los atracos, ya que uno de los detenidos, con la cara parcialmente descubierta, lograba que los empleados le facilitaran el acceso a la sucursal y el resto de la banda aprovechaba para irrumpir de forma violenta en el banco con los rostros tapados.

Los autores, que utilizaban una pistola modificada y un machete en los asaltos, se apoderaban en escasos segundos de todo el dinero disponible y huían del lugar, ha informado hoy la Policía en un comunicado.

En el primer atraco, en noviembre, uno de los asaltantes entró cubierto con un casco de motocicleta y armado con un cuchillo de grandes dimensiones.

El autor aprovechó la sorpresa para entrar a toda prisa en la sucursal, intimidó a los empleados, se apoderó del dinero en efectivo y para la huida utilizó un ciclomotor que había sustraído semanas antes. Al día siguiente, dos asaltantes accedieron al interior de otro banco con rostros cubiertos con gorros y otras prendas para dificultar la labor policial.

Uno de ellos saltó por encima del mostrador de caja y atemorizó a uno de los empleados, mientras el otro aseguraba la puerta principal y controlaba que nadie se moviera de su puesto de trabajo.

En diciembre volvieron a cometer otro atraco vestidos con ropa de deporte, con los rostros ocultos y amenazando con un arma de fuego a los empleados, y en estos tres robos se apropiaron de un total de 23.330 euros en efectivo.

Finalmente, tras asaltar otra entidad bancaria, los agentes lograron la detención de uno los responsables una hora después del robo y de los otros dos, al día siguiente, gracias al reconocimiento fotográfico de las víctimas.

Analizadas todas las pruebas que los inculpaban, los tres ladrones confesaron los hechos, y en los registros de sus domicilios se recuperaron más de 4.000 euros y la ropa usada en los atracos, además de una pistola, un cargador, varios cartuchos, un machete y una navaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios