El Prisma

Que nos devuelvan el dinero

Comentarios 0

ESTA semana, más que un tema concreto, merece la pena someter a los lectores a una recopilación diaria de algunas de las noticias de la semana. Si son proclives a la depresión, mejor no sigan, porque son todos ejemplos del cutrerío, la negligencia, las pequeñas corruptelas y, lo que es peor, el conformismo cómplice del que nos vemos últimamente rodeados.

lunes 26

El Ayuntamiento convoca un concurso, convocatoria pública o lo que sea, con argumentos jurídicos muy endebles, para que una o varias empresas paguen la comilona que el equipo de gobierno viene ofreciendo a los colectivos vecinales en las últimas Navidades. Tras el desaguisado del año pasado, en el que una firma comercial pagó el banquete y después dio la casualidad de que el propio alcalde inauguró uno de sus supermercados cuando no tenía todos los permisos correspondientes, esta vez el proceso aspira a ser serio, lo que es imposible. Porque no es presentable ni que De la Torre se dé un baño de masas con más de mil vecinos a costa de las arcas municipales, ni que el Consistorio busque empresas privadas que le paguen el homenaje. ¿A cambio de qué? Siempre habrá dudas sobre el trato que se dé a los patrocinadores.

martes 27

Llega a la redacción de este periódico, en sobre con membrete de la Sopde de la Diputación, y con franqueo pagado por este organismo público de Planificación y Desarrollo, el libro que ha escrito y editado el consejero delegado del ente, Rafael Fuentes. ¿Tan confusa es la línea que separa lo público de lo privado? ¿Tan impunes se sienten los políticos que se atreven a cometer errores de este tipo y a exhibirlos ante la prensa y los otros muchos cargos públicos que recibieron el libro? Fuentes, que hasta entonces era uno de los candidatos a suceder a Marisa Bustinduy en la portavocía del grupo municipal socialista, admite su error, pero en sus excusas también hay motivos para la preocupación: "No quise ni editarlo a través del Cedma" (el servicio de publicaciones de la Diputación). Es un alivio.

miércoles 28

El subdelegado se reúne con los principales mandos policiales de la provincia, incluidos los representantes de las policías locales que tan olvidados han estado en años anteriores, para mejorar la coordinación de las fuerzas de seguridad. Mantiene su fea costumbre de negar la evidencia, y asegura que las cifras de la delincuencia en Málaga no son preocupantes. Lo dice tan pancho el día en que todos los periódicos de la ciudad reproducen una amplia encuesta de la OCU que sitúa a la ciudad a la cabeza de España en inseguridad ciudadana, que no viene sino a constatar la evidencia de las estadísticas oficiales que arranca la oposición en preguntas parlamentarias. López Luna vuelve a tirar de la fe para negar la realidad, y asegura que los datos que él maneja, pero que no quiere compartir con la opinión pública, son positivos. El traslado a La Caleta no ha cambiado el mundo feliz en el que vive el representante del Gobierno en la provincia.

jueves 29

Una norma, sagrada hasta ahora, en el periodismo, era no hablar ni de los suicidios ni de los intentos de suicidio. Está más que demostrado el efecto llamada al convertirlos en noticia y que muchos de los supuestos suicidas sólo intentan llamar la atención. Triunfan, por tanto, si se ven en la tele. En plena polémica por el asesinato de una inmigrante a manos de su maltratador tras salir ambos en un puñetero reality-show, y en pleno intento del Gobierno porque el desbocado sector televisivo español se autocontrole, en Málaga tenemos nuestro pequeño conflicto deontológico. Un equipo de la televisión municipal Onda Azul, que también pagamos todos, se topa el miércoles por la tarde en la Cruz Verde con un hombre que amenaza con tirarse de su balcón si no le permiten ver a su hijo. No se sabe nada de ese hombre, si es un maltratador, un loco o un desesperado. Pero al descubrir a los periodistas le dice a la Policía Local que si cámara y reportera no le graban, se tira. Los periodistas acceden, como no podía ser de otra forma, y la reportera local acaba convenciendo al hombre para que no salte. Hasta ahí no hay ninguna pega. Pero la tentación de convertirlo en noticia es insuperable. Y aunque los periodistas malagueños tienen sumo cuidado en no incidir en el intento de suicidio a la hora de contar el incidente, ofrecen las imágenes al resto de televisiones. Telecinco, cuna de la telebasura más ordinaria, no se lo piensa dos veces al día siguiente. Exhibe las imágenes en su informativo de un suicida que se va a tirar de una azotea y obvia la historia de la reportera solidaria. Y ya tenemos a nuestro suicida prenavideño en todos los hogares españoles.

viernes 30

El Palacio de Ferias acoge por segundo año el Foro Encode, una buena iniciativa de la Junta para convertir Málaga por dos días en un punto de encuentro e intercambio de ideas sobre la sociedad del conocimiento y el desarrollo tecnológico y económico del Tercer Mundo. Si el jueves están Rigoberta Menchú, Ignacio Ramonet y Bob Geldof, el rockero que se ha hecho famoso y quién sabe si más millonario montando conciertos solidarios, el viernes Chaves comparte charla con Kofi Annan. Por unas horas, Málaga es la capital en la lucha contra la pobreza mundial. Pero el espejismo no dura. Esa misma tarde, el Ayuntamiento presenta su iluminación y adornos navideños, que costarán 950.000 euros, y la Diputación se gasta otra pasta en montar un acto electoral socialista para hablar de lo bueno que será para Málaga que vuelvan a ganar.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios