Tres días de Semana Santa

  • El Palacio de Congresos de Torremolinos acoge desde ayer y hasta mañana la tercera edición de la Feria Cofrade

Los amantes de la Semana Santa están de enhorabuena puesto que el Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos acoge hasta mañana la tercera edición de la Feria Cofrade. En ésta no falta ni un solo detalle relacionado con esta marcada tradición, puesto que gracias a los 44 expositores que componen el evento, 14 más que el año pasado, el visitante podrá acercarse a la religión, la cultura y el arte en todos los aspectos, desde la tallada de madera, los bordados e incluso las encuadernaciones.

El imaginero Francisco Javier López, quien hace una muestra de su trabajo ante el demandado público, destaca que lo más artístico es cuando, en una de las primeras fases, le puede dar forma a las caras de barro. "Es la parte que más me gusta, ya que de ahí dependerá cómo quede el resultado final". De hecho, también se encuentran en la exposición sus últimos trabajos policromados realizados para el Obispado de Córdoba.

La talla en madera también es una labor difícil, según cuenta Julio Morillo, que lleva 46 años en la profesión. "Ahora estoy trabajando en una peana de un nazareno para una hermandad de Palma", explica mientras un numeroso público observa cómo su hijo perfila los últimos detalles. "Desde que se empieza hasta que finalmente se le da el color pueden pasar unos dos meses. Es un trabajo en el que todos los días se aprende algo", dice orgulloso.

Por otra parte, una Feria Cofrade no se entendería sin el habitual olor a incienso, donde el stand de Chisvert, una empresa de Sevilla, ofrece una amplia gama. "Hay muchas personas que, independientemente de si son de una cofradía o no, les gusta llevarse un poco de incienso a casa", comenta el jefe de ventas, Miguel Rey. En este sentido, el más solicitado de los 24 que existen es el llamado incienso "pasión", ya que tiene toques de vainilla y canela, explica Rey.

Uno de los atractivos más esperados y quizás también más visitados es, sin lugar a dudas, la colección de miniaturas de Eloy Óptico. Sobre una larga mesa de exposiciones, numerosos visitantes disfrutan de diferentes momentos de la Semana Santa malagueña, en la que no puede faltar la retratada escena del Miércoles Santo, donde la liberación del preso por Nuestro Padre Jesús Nazareno, El Rico, congrega cada año a miles de espectadores. El Jueves Santo, por su parte, recoge la escena del cortejo procesional de la Congregación de Mena: El Cristo de la Buena Muerte y Ánimas con la Legión y la Virgen de la Soledad, a lo que le sigue el 400 aniversario de la primera bendición del Nazareno celebrado el pasado Jueves Santo en la Plaza del Obispo, todo ello marcado hasta el más mínimo fragmento.

Por otra parte, hay que señalar que la novedad de esta edición se encuentra en el certamen Torremolinos Cofrade, ya que a diferencia del año anterior, los 26 participantes serán premiados por igual. Así, tanto campillas musicales, como bandas de cornetas y tambores, agrupaciones y bandas de música de todos los rincones de Andalucía podrán llenar la sala con un verdadero ambiente cofrade.

El director técnico de la Feria, Antonio Márquez, señala que este acto cultural sirve para potenciar el mundo cofrade, así como la religiosidad popular. "En Málaga esto no existía hasta el año 2007, cuando Torremolinos tomó la decisión de llevar a cabo una feria como ésta", señala. De hecho, las visitas se han visto incrementadas conforme se han celebrado más ediciones. "El año pasado recibimos 12.000 visitas y para éste esperamos superar el número. Para ser el primer día, la verdad es que ha venido mucha gente", indicó ayer.

12.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios