estanislao camacho y Carmen martínez. colegios El romeral y sierra blanca

"Somos diferentes y esta organización favorece la atención personalizada"

  • Consideran que la escolarización separada por sexos favorece el éxito académico y mejora el clima del aula

Estanislao Camacho y Carmen Martínez, en una clase de Primaria del colegio femenino Sierra Blanca. Estanislao Camacho y Carmen Martínez, en una clase de Primaria del colegio femenino Sierra Blanca.

Estanislao Camacho y Carmen Martínez, en una clase de Primaria del colegio femenino Sierra Blanca. / C. F.

Desde hace 45 años, junto al Hospital Clínico y la Facultad de Medicina, los colegios El Romeral y Sierra Blanca forman a niños y niñas en espacios separados. Este centro privado es el único de la ciudad en ofrecer este sistema escolar que consideran beneficioso al aprovechar en el aula las diferencias de cada género. Tras la sentencia a favor del modelo del Tribunal Constitucional, el director de El Romeral, Estanislao Camacho, y la subdirectora de Educación Infantil de Sierra Blanca, Carmen Martínez, responden a la entrevista.

-¿Qué supone esta resolución del Tribunal Constitucional?

-Estanislao Camacho (E. C.): Supone un reconocimiento de que la educación diferenciada es un modelo legal y vigente en España. Y más importante aún es que se le quita la palabra segregadora. Este sistema no establece diferencias entre chicos y chicas, está dentro del marco de los convenios internacionales como una educación correcta y adecuada.

-Carmen Martínez (C. M.): El promover centros de educación diferenciada no implica posicionarnos en contra de un modelo de organización mixta. Solo queremos que se nos considere una alternativa perfectamente legítima, en la que partimos de la igualdad entre el niño y la niña y adaptamos el estilo de aprendizaje a los diferentes ritmos que presentan.

-En la provincia tan sólo el grupo Attendis mantiene este sistema. ¿No es un modelo del pasado?

-C. M. En décadas anteriores era más frecuente, había más centros, pero es un prejuicio que tenemos en el panorama nacional. Si nos asomamos al extranjero vemos que no es una cuestión del pasado. En el gobierno de Obama se duplicaron los centros subvencionados de educación diferenciada.

-E. C. En Australia y Nueva Zelanda han entrado en este sistema en las últimas décadas. Parece ahora que somos un reducto pequeño que se mantiene pero se han seguido creando colegios nuevos en los últimos diez años, en Madrid por ejemplo se han puesto en marcha una media docena.

-¿Por qué se apuesta por esta forma de enseñanza?

-E. C. Nos preocupan mucho la educación de los alumnos y las familias y pensamos que la educación personalizada es clave a la hora de un desarrollo integral de la persona. Y la educación diferenciada es una ayuda porque nos permite organizar el trabajo y la dinámica de clase atendiendo a una distinción que existe, la que aporta el género.

-C. M. El desarrollo biológico y psicológico, a nivel madurativo entre los dos sexos es diferente, también a nivel cerebral, en cuanto a estructura y funcionalidad somos diferentes y esta organización favorece esa atención personalizada que consideramos como garantía de éxito. Para los docentes es un medio más que nos permite adaptarnos a las características singulares de cada alumno.

-Aunque tengan intereses diferentes, ¿estar separados les prepara para su vida adulta?

-E. C. Se puede aprovechar mucho esa situación de trabajo diferente con niños y niñas. Así conseguimos nuestros objetivos de mejora personal. Las alumnas de Sierra Blanca tienen mayor facilidad para la elección de una carrera de tipo técnica y científica. El porcentaje en Attendis de alumnas que estudian carreras de ciencias ronda el 47%, casi 20% por encima de la media de España.

-C. M. Entre estos dos colegios más que un muro hay numerosos puentes. Fuera del tiempo de aula organizamos muchas actividades conjuntas. Consideramos que, sobre todo, lo que nos beneficia es el tiempo de aula separados. Tienen estilos diferentes y el adaptarnos a estos estilos favorece la igualdad de oportunidades entre ambos géneros. El clima escolar también es muy importante y en centros de educación diferenciada el índice de acoso, por ejemplo, es menor, y también la tasa de abandono.

-¿En qué lugar se deja la coeducación y el principio de igualdad si no se convive con la diferencia?

-C. M. Ofrecemos el mismo currículum, los mismos proyectos, las mismas oportunidades.

-E. C. La educación está compartida entre la familia y el colegio, los responsables de la educación de los hijos son evidentemente los padres y tiene una gran importancia cómo se educa en la familia. Ir a la par es fundamental. Hoy los niños tienen medios de relación al margen del colegio y la familia es pilar de esa parte de su formación.

-¿Cómo tratan la igualdad de género en ambos colegios?

-E. C. Con toda naturalidad se abordan todos los temas de afectividad y procurando que se vea con total respeto la figura del varón por parte de la mujer y la mujer por parte del varón, con respeto y dignidad de la persona. Hay teóricos como María Calvo que sostienen que en los colegios mixtos se agudiza los estereotipos sexistas, cosa que en nuestro caso no ocurre en la dinámica de clase porque está regulada al tratar de forma adecuada a cada género.

-C. M. Los valores se tratan de forma trasversal y en colaboración con nuestras familias.

-La Junta de Andalucía lo considera un modelo discriminatorio...

-C. M. La Junta dice que respeta el fallo aunque no lo comparte y llama la atención esta diferencia entre comunidades autónomas para favorecer la libertad de elección que tienen los padres. Si únicamente recibe subvención la organización escolar con un modelo mixto, una familia que no tenga los medios económicos suficientes no tiene la capacidad de elegir lo que desea para sus hijos. Habría que plantear el debate de estas diferencias entre los distintos territorios. Por vivir en uno u otro lugar no tienen el mismo derecho a elegir.

-¿El colegio recibió subvención de la Junta de Andalucía?

-E. C. Sí, pero cuando la Junta de Andalucía cambió la forma de establecer la subvención nos quedamos fuera por nuestra educación diferenciada. Los colegios concertados tenían que ser mixtos y, evidentemente, no se planteó cambiar el modelo.

-C. M. Sería una incoherencia con todas las ventajas que le vemos al sistema condicionarlo a esa subvención. Apostamos por este modelo, creemos en sus ventajas y por eso lo mantenemos.

-¿Por qué hay también separación de docentes por su género?

-C. M. La figura del profesor es sumamente importante para el alumno, no sólo desde el punto de vista docente, también en esta época es importante que tengan modelos en los que fijarse. Apostar por profesoras en Sierra Blanca y profesores en El Romeral supone favorecer que los estudiantes tengan un modelo en el que fijarse. En determinadas edades se genera una empatía mayor con una persona del mismo sexo.

-E. C. Creemos que se facilita la comunicación entre escolares y docentes del mismo género. Pero en otras actividades, en conferencias y charlas están acostumbrados a ver al otro género.

-¿Cómo ven la evolución del centro en la próxima década?

-E. C. Seguiremos en la línea fundacional de ayudar a las familias en la educación de sus hijos y contribuir al desarrollo de la sociedad en la que estamos, formamos a las personas que van a trabajar luego en ella. Aunque la crisis haya podido sembrar dudas, en el futuro la educación va a seguir siendo clave y vamos a apostar por darle a nuestros alumnos una educación que les permita formarse para trabajar en el siglo XXI, generando un conocimiento de idiomas, una internacionalización del colegio, les prepararemos para desarrollarse aquí o fuera.

-C. M. Y apostar por esa formación integral, apostar por lo académico pero también por esa formación que los haga personas libres y, además de cualificadas, felices.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios