El dilema entre disfrutar de la vida o de la maternidad

Comentarios 0

Querían disfrutar de su juventud y desarrollarse profesionalmente antes de ser madres y decidieron no tener su primer hijo hasta pasados los 30. No se arrepienten porque consideran que en la vida hay tiempo para hacer de todo y que con esa edad una mujer es más madura para tomar una decisión que, sin duda, cambiará el resto de su vida.

Beatriz y Alicia acaban de dar a luz a su segundo hijo en el Hospital Materno-Infantil de Málaga. Ambas tienen muchas cosas en común. La primera tiene 35 años y tuvo a su primera hija hace tan sólo dos. En el caso de la segunda fue con 30 años cuando fue madre por primera vez y ahora a sus casi 33 ha vuelto a repetir.

Las dos se casaron rozando casi la treintena y tenían claro que primero querían disfrutar de su nueva vida en pareja. El trabajar fuera de casa tampoco ayudó a que tomaran antes la decisión y prefirieron esperar a que llegara el mejor momento.

En el caso de Beatriz no fue fácil porque su marido sí quería tener un hijo prácticamente desde el primer día. "Yo quería esperar y para aburrirlo lo llevaba a casa de mis hermanos para que se cansara con mis sobrinos", contó. Y parece que funcionó, al menos, durante los tres primeros años de casados.

El miedo a perder su empleo también le frenó en un principio ya que no estaba segura de que los dueños de la ortopedia en la que trabaja le fueran a conceder la reducción de su jornada laboral para poder criar a sus hijos, aunque al final no fue un impedimento. Su edad tampoco le supuso ningún problema ni para quedarse embarazada ni para dar luego a luz a sus dos hijos. "Sólo he tenido las molestias normales de cualquier embarazada, pero nada más", aseguró Beatriz. Ahora está feliz y reconoce que si se hubiera imaginado antes la sensación que supone ser madre lo habría sido mucho antes.

A Alicia y a José también les costó tomar la decisión porque "estábamos bien como estábamos". Pero al final se decidieron cuando ella ya había cumplido los 30 años. En su caso sí tuvo complicaciones durante los dos embarazos, ya que en el primero tuvieron que provocarle el parto cuando se encontraba en el octavo mes de gestación y con el segundo tuvo que guardar reposo desde el séptimo mes por el miedo de que volviera a ocurrir.

Mucho menos problemas ha tenido Rocío a la hora de ser madre. Tiene sólo 22 años y acaba de tener su primer hijo. Asegura que ha tenido un embarazo "estupendo" y que durante el parto apenas si se enteró, pero no quiere repetir. Quiere criar a su hijo y luego disfrutar de la juventud que la maternidad le ha arrebatado.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios