Una diputada dio a una agencia de su 'cuñado' contratos por 190.000 euros

  • La pareja de la responsable de Medio Ambiente trabaja en esa misma empresa

  • El PSOE habla de "incompatibilidad"

Imagen de archivo de Marina Bravo. Imagen de archivo de Marina Bravo.

Imagen de archivo de Marina Bravo.

La diputada provincial de Medio Ambiente, Marina Bravo, adjudicó desde su llegada al cargo en septiembre de 2013 una veintena de contratos directos a una empresa dirigida por su cuñado, hermano de su pareja, que también trabaja en la sociedad. De acuerdo con los datos conocidos por este periódico, el montante de los servicios encargados a Tu Imagen Integral Adaptada rozó los 190.000 euros. Todos fueron acordados sin concurso, dado que ninguno superaba los 22.000 euros. Desde el equipo de gobierno del PP salieron en defensa de Bravo, que descarta dimitir, y respetaron su actuación, recordando que su área tiene un presupuesto de 7 millones.

Al frente de la mercantil aparece como administrador único Juan de la Cruz Ordóñez Reina, siendo empleado Bernardo Ordóñez Reina, pareja de Bravo, tal y como confirmó la diputada. Los servicios prestados a Medio Ambiente por esta agencia de publicidad no son los únicos contratados desde ente supramunicipal. En concreto, según los documentos dados a conocer por el PSOE, desde el 22 de septiembre de 2011 se enumeran hasta 46 contratos por casi 300.600 euros. En conversación con Juan de la Cruz, éste aseguró que el vínculo se extiende a 2008, "con diferentes corporaciones".

"Hablamos de unas cantidades que no van a hacer rico a nadie", explica la diputada

Lo que sí se puede observar en la relación de contratos es que a diferencia de lo ocurrido con departamentos como Recursos Europeos o Turismo y Promoción del Territorio, Medio Ambiente no empezó a trabajar de manera directa con esta sociedad hasta pocos meses después de que Bravo asumiese la responsabilidad al frente del área. A este detalle el PSOE agrega otro más personal, al afirmar que la primera adjudicación, el 2 de junio de 2014, se produjo meses después de que se iniciase la relación entre la diputada y Bernardo Ordóñez.

El portavoz socialista, Francisco Conejo, apuntó que la diputada "está saltándose la ley de incompatibilidades que prohíbe contratar a familiares". "Pone de manifiesto "el clientelismo y el sectarismo con los que el PP gobierna la Diputación".

Ante estos hechos, Bravo dijo tener tranquila su conciencia y sentirse "orgullosa" de su trabajo. "No tengo la impresión de haber hecho nada incorrecto; si fuese que solo se trabaja con esa empresa y se deja a un lado al resto... pero es que tenemos más de un centenar de proveedores", explicó a este periódico. "Si me dices que son unas cantidades desorbitadas; pero dicen, porque ni lo había contado, que desde 2013 son unos 190.000 euros; tampoco es que salga una cantidad que digas qué locura; hay proveedores con los que facturamos mucho más", apostilló, al tiempo que agregó: "hablamos de unas cantidades que no van a hacer rico a nadie".

"Si hubiera habido alguna ilegalidad mi jefe de servicio, conocedor de todo; mi personal de allí, los técnicos del área, ¿no habrían dicho que esto no se puede, Marina? Ellos han seguido contando con esa empresa sin que yo les diga nada; si no se hubiera podido imagino que hubieran dicho que con esa no Marina porque hay una incompatibilidad...", manifestó. Cuestionada por si cuando inició la relación con el hermano del administrador de la empresa preguntó sobre la posible existencia de una incompatibilidad, respondió que no lo hizo. "A lo mejor tenía que haber planteado esta pregunta más concretamente (…) No lo hice, pero fundamentalmente porque no sabía qué se les contrataba y qué no. Yo no decidía las propuestas", añadió.

Al final de la conversación, admitió que quizás tendría que haber actuado de otro modo. "Tendría que haber dicho a mi equipo que estaba saliendo con un chico que trabajaba con una empresa que era proveedora nuestra y que no la contratasen y que si me peleaba ya lo avisaba. A lo mejor tendría que haber dicho eso", concluyó. Por su parte, Juan de la Cruz quiso defender "la honestidad" de su empresa y la "profesionalidad" con la que ha venido trabajando desde hace casi 20 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios