El director saliente insiste en el control "despótico" de la UNED por Diputación

  • Martínez Lorca, ex responsable de la institución académica en Málaga, asegura que su rector tiene desde hace tiempo documentación escrita sobre las supuestas irregularidades

El ex director de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Málaga, Andrés Martínez Lorca, insistió en sus críticas a la Diputación, que, a su juicio, "ejerce un poder despótico" sobre este centro. De hecho, denunció que el ente supramunicipal "lo ve como si fuera su cortijo", cuando se trata de una institución que, especialmente en el aspecto académico, "debe tener autonomía".

Ante la exigencia del presidente de la Diputación, Salvador Pendón, de que pruebe el "enchufismo" de esta administración a la hora de aprobar la designación de nuevos profesores tutores, Martínez Lorca afirmó que el rector de la UNED, Juan Antonio Gimeno, tiene desde hace tiempo documentación escrita de estas supuestas irregularidades y también de otras, como la prohibición de que se vendieran en el centro de Málaga los impresos de matrícula para que hubiera que ir a una librería privada cercana, "un caso excepcional y único en España".

El ya dimitido director deseó que el Centro Asociado María Zambrano "tenga autonomía académica, que el director disponga del poder que le conceden los estatutos de la UNED y que esta última institución no considere a Málaga como una anomalía, un centro donde no rigen las normas generales, sino donde un poder político local -en referencia a la Diputación- pretende ser el protagonista".

Precisamente, aseguró que el caso malagueño es "una excepción en España" y destacó que "el artículo 14 de los estatutos del consorcio establece que el director ejerce la dirección en el ámbito económico, académico y administrativo, pese a lo cual a mí no me han dejado ejercerla en ninguno de esos aspectos, ni siquiera en el académico".

Martínez Lorca, que fue director de la UNED de Málaga desde noviembre de 2003, declaró que se trata de "una interferencia politiquera" por parte de la Diputación en la vida académica de un centro universitario, cuando, sobre todo desde este punto de vista, "la autonomía ha de ser total, rigiéndose con las normas de esta universidad". "La función del consorcio -formado no sólo por la institución provincial, sino también por la propia UNED, el Ayuntamiento de Málaga y Unicaja- es apoyar, proteger y financiar el centro, pero no sustituirlo y tenerlo como si fuera un cortijo", indicó.

Señaló que no se trata de "un problema de hace un mes, sino de hace años, desde que estaba la anterior presidenta y diputada de Educación, Fuensanta Ramos, habiéndose acentuado con la actual responsable, María Salomé Arroyo".

Según el ex director, Arroyo "está teledirigida por el diputado provincial de Cultura, Fernando Centeno, y su objetivo era sólo hacerme la vida imposible y que me marchara". En este punto, subrayó, no obstante, que se ha ido tras dimitir, "nadie me ha echado", porque "no es contradictorio ser un buen profesional con tener dignidad".

Respecto a que la elección de los profesores tutores se haga por convocatoria pública, como expuso la diputada, Martínez Lorca comentó que "olvida decir que eso se realiza así desde que yo llegué a la dirección porque antes no era de ese modo; el sistema de publicidad, comisión de selección, baremación de méritos y actas solamente se introdujo en 2004 de acuerdo con una propuesta mía".

Más aún, aseveró que "la selección responde a un concurso de méritos, no hay un examen, y la decisión debe depender de una comisión formada por el director, el secretario académico, un coordinador de área y un representante de los profesores tutores; una comisión -añadió- cuya creación elevó en noviembre de 2005 al pleno de la junta rectora, y, sin embargo, este punto se retiró y, pese a insistir en varias ocasiones de que se retomara, se han negado siempre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios