"Si fuese uno de los dueños de las casas de El Palo estaría más tranquilo ahora"

  • El máximo responsable de Costas admite que la decisión de mejorar el frente litoral de esta parte de la ciudad abre la vía para que cambien las circunstancias jurídicas de las 400 viviendas ilegales

-El temporal de levante ha vuelto a hacer mella sobre las playas de la provincia. ¿Estarán listas para recibir a los turistas en Semana Santa?

-La situación es la normal y la que se puede esperar cuando hay temporales, que habitualmente se producen en invierno. Es un fenómeno que tenemos perfectamente previsto. Lo hacemos en nuestros presupuestos, porque tenemos dotación y contratos que permiten hacer frente a esta situación. De cara a Semana Santa las playas estarán razonablemente bien. No quiero decir que las vamos a tener en unas determinadas condiciones porque tampoco sería prudente, puesto que seguimos estando expuestos a sufrir más temporales.

-¿A qué se refiere cuando dice razonablemente bien? ¿Podrán los turistas disfrutar de ellas con normalidad?

-Todos los usuarios que vengan se encontrarán unas playas con arena suficiente para tomar el sol, para pasearý Sin ningún problema. Aunque también es verdad en que es una época en la que no se espera una afluencia masiva.

-¿No existe una solución definitiva que evite la repetición año tras año de este episodio?

-La gente lo que demanda es salud para las playas, que funcionen bien. Y por eso debemos ser nosotros, que se supone que entendemos de playas, los que aseguremos eso. En algunos casos, como La Caleta, los Baños del Carmen o Ferrara, hay que hacer espigones, pero donde no hacen falta, no. Tratamos de dar respuesta a la demanda de la ciudadanía, que es que haya playas. Igual que la demanda para un enfermo es que esté bien de salud, no que lo operen del corazón. Vamos a intentar asegurar que las playas estén en buen estado y la forma de conseguirlo será, en unos casos, con espigones y, en otros, con aportaciones de arena.

-Lo que ocurre es que algunos creen que los constantes aportes de arena acaban por convertirse en parcheos.

-No son un parcheo, sino una solución tan definitiva como la otra.

-El urbanismo y la ocupación de los cauces han hecho que la naturaleza no pueda ejercer su función sobre las playas.

-El urbanismo ha hecho un daño tremendo, porque hemos ocupado los cordones litorales, que son las grandes reservas de arena de la costa. Ahora, el lugar natural donde el mar tiene que comer arena y distribuirla por la costa está enterrado bajo las viviendas. Ese déficit hay que suplirlo y la situación se agrava porque el nivel del mar sube.

-Ustedes usan tierra de las obras del Metro, del AVE... Y estudian la posibilidad de dragar el mar.

-Estamos barajando todas las posibilidades para suplir la carencia de sedimentos. De una manera excepcional podemos localizar yacimientos adecuados en el mar, donde los efectos ambientales sean nulos. Eso vendrá acompañado de un sistema de monitorización y de control de esos sedimentos para que no se pierda un solo gramo. La idea es hacer una sola aportación, que sea definitiva para muchas décadas. Estamos hablando de una iniciativa de aquí a dos o tres años.

-Durante décadas la sombra de la piqueta ha estado planeando sobre las 400 viviendas de El Palo y Pedregalejo levantadas en espacio de dominio público. ¿Cuál es la decisión que plantea su departamento?

-Nosotros no trabajamos por las casas de El Palo, porque no es nuestra competencia. Lo que hacemos es abordar una mejora de las condiciones de uso de ese frente litoral. Y probablemente eso conlleve un cambio de situación en las circunstancias jurídicas de estas viviendas. Si nos empeñamos en tratar el problemas de las casas de El Palo de una manera aislada, posiblemente no tendrá solución.

-¿En qué consiste la intervención que han diseñado?

-Todavía no hemos contratado siquiera el proyecto. Lo que queremos es que haya una mayor calidad de las playas, más renovación de las aguas, que tengan más capacidad para acoger usuarios y un aspecto más natural.

-Si fuese uno de los propietarios afectados, ¿se sentiría más tranquilo ahora que hace unos años?

-Naturalmente. Aunque ellos están tranquilos, porque nadie les ha echado. Si no se hiciera nada estaría más intranquilo.

-Una asignatura pendiente en Málaga es los Baños del Carmen. ¿Se han solventado ya los escollos con el concesionario de Nereo?

-Acaba de terminar el proceso de información pública y en estos días aprobaremos de manera definitiva el proyecto. Y a continuación iniciaremos al contratación de las obras. Con los concesionarios de los Baños del Carmen no hay problema, pero sí con Nereo. Al no haber acuerdo, tras aprobar el proyecto iniciaremos un expediente de rescate de la concesión por razones de interés general.

-El Ministerio de Medio Ambiente ha apostado en estos cuatro años por recuperar los suelos de dominio público marítimo. Uno de los casos es el de Arraijanal. ¿Qué es lo que se hará en este enclave?

-El procedimiento iniciado es de expropiación, pero estamos convencidos de que alcanzaremos una solución de mutuo acuerdo con los propietarios. Y lo que pensamos hacer es una operación de renaturalización, de devolverle sus características de sistemas dunares y una serie de actuaciones para que sea disfrutado por la gente.

-¿Y el cambio climático?

-Los estudios indican que las playas retrocederán una media de 15 metros de aquí al año 2050. En muchos sitios las pérdidas serán bastante significativas. Por eso tenemos la Estrategia para la Sostenibilidad de la Costa, que nos permitirá decidir en qué tramos conviene mantener las playas porque será muy difícil hacerlo con todas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios