El ejemplo de De la Torre

  • Todos los estamentos del partido a nivel nacional, regional y local ensalzaron ayer al alcalde de Málaga y lo ofrecieron como ejemplo · Pero en el mundo real seguimos conociendo las extrañas cosas que se hicieron y se siguen haciendo con el Museo Thyssen

NO sé si eligió un buen día la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, para traer a Málaga el botafumeiro y no parar de arrojar incienso sobre la figura de Francisco de la Torre, a la vista de los acontecimientos que en las últimas horas han convertido al regidor en una figura enigmática que, a pesar de los esfuerzos, creo que nadie termina de entender.

Pero no fue sólo la combativa Cospedal la que dejó por un momento sus habituales armas de guerra para loar al alcalde, del que dijo que "tiene mucho que aportar y que enseñar, tiene mucho de lo que ser ejemplo y mucho por lo que ser ejemplo", sino que en la misma línea insistió el secretario de los populares andaluces, Antonio Sanz, resaltando que "por el trabajo hecho, De la Torre se merece seguir siendo el alcalde de Málaga y la ciudad se merece seguir teniendo un alcalde de la talla de De la Torre". También el mismísimo Elías Bendodo, presidente del PP malagueño, que a pesar de que parecía dispuesto a auto imponerse una medalla, "es una de las mejores listas que ha presentado el PP al Ayuntamiento de la capital a lo largo de su historia", redondeó su intervención diciendo que "además está hecha a la medida del alcalde, hecha para gobernar los próximos cuatro años para que Málaga siga avanzando por la senda del progreso".

La disculpa de los oradores para no añadir su asombro a las dosis de incienso, aunque a pesar de lo temprano de la convocatoria sí habrían leído al menos los titulares de prensa, se puede encontrar en que las explicaciones sobre la presunta, por llamarlo de alguna manera, crisis en el seno de la dirección del Museo Thyssen, no las expuso el regidor ante los periodistas, después de larga meditación, hasta finalizar el acto del PP. Sus palabras causaron sensación. Afirmó, solemne, que "el proyecto sale fortalecido, ya que el compromiso de la baronesa es aún más fuerte". Mensaje cuyo contenido nadie, hasta el momento, ha sido capaz de explicarme. Aunque lo que he creído entender, utilizando palabras del propio alcalde, es que le importan un bledo los tejemanejes de cuatro culturetas, en esta materia todo es opinable, y que lo único importante es que las puertas del museo están abiertas. Pero lo más grave estaba por llegar. Francisco de la Torre reconoció que la cesión de las obras a la fundación gestora del museo aún no está firmada. Y aunque el regidor repitió una y otra vez que "la cesión está perfectamente garantizada", no hay que olvidar que en vísperas de la inauguración se hizo creer a propios y extraños que sí estaba formalizada, aunque ahora se pusiera de relieve que sólo faltaba el detallito de la firma.

Hasta la fecha no tengo motivo alguno para dudar de la palabra del alcalde, pero una cosa es que no deje de repetir que la cesión "para mí está perfectamente garantizada", y otra muy distinta, es que en pura legalidad se encuentre en el alero. Y lo que parece aún peor, que se invite al baile de la confusión para crear una nebulosa en la que nunca se pueda establecer quién dijo que. La oposición ya ha solicitado por escrito las explicaciones pertinentes de la crónica de unos hechos, que además de oscuros, no benefician para nada a la buena imagen de la ciudad. Me apropio de las palabras de Cospedal "lo que tú has hecho es espectacular".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios