Los empleados 'multitarjetas'

  • Algunos trabajadores que tienen que hacer horas por las tardes para obtener la paga de productividad aprovechan para fichar por otros compañeros

¿Cómo funciona la picaresca que, según el escrito interno de Obras Públicas, protagonizan algunos funcionarios? Un trabajador de una de las delegaciones del Gobierno autonómico en la provincia explica de manera clara algunas de estas prácticas. Este operario, que prefiere mantenerse en el anonimato, recuerda que los trabajadores para poder conseguir la paga de productividad a final de año han de desarrollar un de serie de horas de trabajo por las tardes, donde, según expuso, los controles son algo más laxos.

"Lo que se hace es que un empleado acude por la tarde a realizar esas horas y se lleva las tarjetas de otros tres o cuatro compañeros, fichando por ellos, con lo que acaban sumando horas que no trabajan", explicó. Y a partir de ahí estos funcionarios van turnándose en la acción. Otro caso es el de prolongar el desayuno. Según dijo, en esta delegación los trabajadores sólo están obligados a fichar a la entrada por la mañana y al salir del trabajo, con lo que cuando salen a desayunar "pueden estar tranquilamente unos 50 minutos".

Pero no esta la única situación cuanto menos llamativa que se ha venido dando en organismos públicos. En otro escenario de la Administración autonómica, la ya extinta Cuenca Mediterránea Andaluza, un antiguo trabajador puso relieve con no poco malestar algunos comportamientos. "En esa administración pasa como en el resto, donde hay gente que merece la pena y otra que debería estar en la calle", expuso esta fuente, que hizo hincapié en la ausencia de "mecanismos para premiar a los funcionarios distinguidos y para castigar a los que no lo son".

Tirando de memoria, recuerda cómo en su etapa de gestión había un par de empleados "que nos constaban que eran hermanos cofrades, que tenían bajas continuas, durante las cuales estaban plenamente dedicados a las cofradías". "Cuando eso ocurrió tratamos de hacer algún procedimiento, pero el tema era complejo", expuso.

Al tiempo, confiesa cómo esa situación le dejó "un poco cortado, el cohabitar con gente con tan enorme caradura". Pero no eran los únicos casos. "Me constan comentarios de gente que decía que había trabajadores que aprovechaban los horarios, incluso con los controles fijados, para ir de compras u otras acciones", añadió. El problema, a su juicio, reside en la nula capacidad que tienen los jefes de departamento "para sancionar a los malos trabajadores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios