El epicentro del PP

  • La presencia de Sáenz de Santamaría constata el valor simbólico que, tras el 24-M, tienen para los populares la Diputación malagueña y el Ayuntamiento de la capital

La fotografía de la primera fila de los que ayer se dieron cita en el Salón de Plenos de la Diputación provincial para acompañar a Elías Bendodo en su investidura es la más objetiva señal del creciente afecto del PP por la provincia de Málaga. Una querencia multiplicada de manera exponencial después de que los resultados electorales del pasado 24 de mayo hayan dibujado un escenario en el que tanto la Diputación malagueña como el Ayuntamiento de la capital son sus dos grandes referentes institucionales en el ámbito de lo local.

Tan significativo hito tenía que ser reconocido, toda vez que en la toma de posesión de Francisco de la Torre no hubo presencia tan relevante. Bendodo, sin embargo, sí tuvo ese arropo en la figura de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien tuvo palabras de reconocimiento hacia el también presidente del PP malagueño y el regidor capitalino.

"Son un referente porque han conseguido darle la vuelta a muchas de las dificultades que hemos vivido en esta crisis", dijo ante los periodistas minutos antes del arranque de la sesión plenaria. "Málaga es un exponente de modernidad, de una tierra abierta, que crece y que es capaz de avanzar en crecimiento de creación de empleo", apostilló la dirigente nacional.

No estuvo sola Sáenz de Santamaría. El listado de cargos institucionales y orgánicos de los populares era amplio. Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz; Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía; la diputada nacional Carolina España; el senador Joaquín Ramírez, y alcaldes como De la Torre; Manuel Barón, de Antequera, y María Paz Fernández, de Ronda.

La plantilla de dirigentes locales quedó enriquecida con la asistencia de alcaldes de otras formaciones, como el de Vélez-Málaga, el socialista Antonio Moreno. Por el PSOE se vio a Marisa Bustinduy, quien fuera vicepresidenta de la institución años atrás y ahora parlamentaria andaluza. Por la Junta de Andalucía, el delegado del Gobierno en la provincia, José Luis Ruiz Espejo, fue la figura más destacada en ausencia de consejeros. Se vio departiendo con unos y con otros a Juan Cassá, portavoz de Ciudadanos en la Casona del Parque. Incluso, algún ex presidente del ente, como Luis Vázquez Alfarache, del PP, o Antonio Maldonado, del PSOE. Se echó de menos la presencia de Salvador Pendón, Juan Fraile o Enrique Linde, entre otros.

Un acto como el de la toma de investidura de los 31 diputados tiene la particularidad de que excede el campo estricto de la política. Porque más allá de lo ceñido del protocolo impuesto, siempre hay espacio para la ternura. Muestra de ello fue el doble beso que Bendodo, tras recibir la vara de mando que lo reconocía como presidente de la institución, dio a su padre y a uno de sus dos hijos. La complicidad del político con quienes convive a diario.

Muchos fueron los familiares que se dieron cita en un acto masivo. Los datos de la institución cifran en unas 300 las personas que se congregaron en el Salón de Plenos, a las que añadir otras 300 que fueron distribuidas en el Auditorio localizado en la planta baja del edificio y que tuvieron la oportunidad de seguir la sesión por televisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios