Un escape de gas en las obras del Metro causa un caos circulatorio

  • El incidente ocurrió a las 9:45 en la calle de la Virgen de la Cabeza, junto a la Comisaría provincial · Solo se desalojó un bar cercano a la zona afectada

Menudo susto se llevaron ayer algunos vecinos del entorno de la plaza de Manuel Azaña. Un escape de gas en las obras del Metro no solo levantó un fuerte olor a este éter en las inmediaciones de la zona sino que causó además un caos en la circulación en torno a la Comisaría provincial y en la avenida de Carlos de Haya, en la zona del hospital. El incidente se produjo sobre las sobre las 9:45 en la calle de la Virgen de la Cabeza, a la altura del número 71, debido a unos daños producidos en una tubería de conducción de Gas Natural, según indicaron fuentes del Metro de Málaga. "Vimos cómo empezó a salir un gas de las obras del Metro", relata el propietario del Bar Casa Tuti ubicado en la zona. En ese momento la Policía Local ordenó desalojar el establecimiento. "Nos dijeron que echásemos a los clientes, apagáramos las máquinas y nos fuésemos fuera de la zona afectada y así lo hicimos", relata el dueño. Este fue el único desalojo de la zona.

Una vez evacuados los propietarios y clientes de este bar, los agentes procedieron a cerrar el tráfico en torno a la explanada frente a la plaza Manuel Azaña. En concreto no se podía circular por la avenida Andalucía -a la altura del lugar del incidente- dirección Cártama ni por la propia calle de la Virgen de la Cabeza, según explicaron los propios trabajadores de Metro Málaga.

Las líneas 14, 20, 25 y 31 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) tuvieron que alterar su recorrido y desviarse hasta la avenida de Carlos de Haya, por lo que el tránsito del tráfico en esta zona también se vio alterado en un caos circulatorio que pocos entendían. "En esta zona suele haber tráfico, pero no tanto como hoy. Hemos avanzado unos 500 metros en diez minutos. Seguro que ha ocurrido algo", indicaba una mujer que viajaba en la línea 8 dirección centro.

Este caos circulatorio duró algo menos de hora y media. Concretamente, sobre las 11:20 la Policía reabrió los carriles aunque el tráfico lento continúo durante unas horas, ya que al escape de gas hay que unirle las precipitaciones caídas ayer, hecho que cuando ocurre ralentiza el tráfico en la capital.

Desde el Metro de Málaga restaron importancia al suceso. "Inmediatamente hemos seguido el protocolo de actuación para afrontar este tipo de accidentes", señalaron dichas fuentes. Hasta el lugar de los hechos se trasladó personal de Gas Natural, que estuvieron trabajando para subsanar el accidente varias horas. Asimismo, una dotación de los bomberos también se acercó hasta el lugar, según señalaron fuentes del Centro de Emergencias 112 Andalucía.

No es la primera vez que se produce un escape de gas en la zona. Los propietarios del bar Casa Tuti aseguraron que hace más o menos un mes también hubo otro incidente con las tuberías de gas natural. "Hace unos treinta días los trabajadores picaron una tubería de gas. En aquella ocasión ni se cortó el tráfico ni nos desalojaron. No se veía el gas saliendo como ha ocurrido hoy [por ayer] ni olía tanto", señaló el dueño.

A María, una de las vecinas que vive en la zona afectada por el escape no la avisaron. "Estaba en la cocina preparando el puchero cuando me vino un fuerte olor a gas. Me asomé y vi cómo salía una especie de gas en una zona de las obras. Me metí en mi casa, cerré todas las ventanas y esperé a que se fuese el olor", señala la mujer. Pero no todos los vecinos se percataron el incidente. Antonio, que vive en el mismo bloque que María, se mostró sorprendido cuando se le preguntó por el escape. "¿Qué escape? Pues ni me he enterado. Estaba con mis cosas y no he olido nada raro", indicó el hombre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios