Un expediente de regulación afecta a la totalidad de los estibadores del Puerto

  • Es de carácter temporal y supone que los 170 trabajadores de Sestimasa vayan al paro de manera rotatoria

Comentarios 6

Los 170 trabajadores portuarios integrados de la Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Málaga se han visto inmersos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). La disminución general de los tráficos portuarios, fundamentalmente el de contenedores, ha obligado a esta entidad a realizar el proceso, que atañe de forma rotatoria a toda la plantilla y que ya ha sido aprobado por la Consejería de Empleo.

El de Málaga es el tercer puerto nacional donde se plantea una regulación laboral para los estibadores tras Las Palmas y Tenerife, aunque es el que a más personas afecta.

"La situación es crítica y por esto se ha tenido que tomar esta medida", indica Elías García, responsable de la empresa Terminales del Sudeste (Tds) que opera en exclusiva con los contenedores del puerto de Málaga en el muelle 9. Él también es el presidente de Sestimasa, ya que su empresa es la que requiere al 80% de los estibadores portuarios, mientras que el resto de empleo se consigue gracias al tráfico de mercancías, cementos o graneles, además del melillero. Todas las empresas portuarias que requieren un estibador en Málaga deben recurrir a los de Sestimasa por obligación.

La reordenación de los trayectos por parte de la principal firma de portacontenedores del mundo, Maersk Line, que comercializa prioritariamente los puertos de Tánger y Algeciras antes que el de Málaga, además a la crisis, ha hecho que el número de portacontenedores se reduzca de manera notable en el muelle 9 desde hace más de seis meses, tal y como indicó el propio García. "Para sobrevivir necesitaríamos 8.000 contenedores a la semana, pero actualmente no llegan más de 2.000", afirmó, mientras indicó que acuerdos como el recién tomado con la empresa MSC para que lleguen unos cien contenedores más a la semana "sirven de apoyo, aunque de una manera mínima", subrayó. Las cifras de Terminales del Sudeste en 2008 ya reflejaron la caída del número de unidades de contenedores en un 25% respecto a 2007, disminución que alcanza el 55% en cuanto al número de coches descargados en el Puerto. "Y la cosa va a peor", subrayó García, que no descarta la más medidas poder afrontar la crisis. Eso sí, también hay buenas noticias, como el acuerdo para que cada año se distribuyan 8.000 vehículos de Renault desde Málaga.

Según fuentes de Sestimasa la ampliación de plantilla en 2007 ha chocado de frente con la caída de los tráficos. "Aunque por ahora los trabajadores no se han tomado demasiado mal", la regulación, como subrayó José Manuel Rosa, responsable de Comisiones Obreras en el Puerto.

El proceso en este caso es especial, ya que no supone que los empleados vayan tres meses al paro y luego vuelvan a su puesto. Debido a las características de su labor -atender a los barcos que atracan en el Puerto- la carga depende del número de atraques, que están previstos en su mayoría con antelación. Cada empleado puede comprobar a través de internet y a primera hora de la mañana si ese día tiene trabajo, y cada viernes puede comprobar si lo tiene durante el fin de semana. "Aunque a casi nadie le hace falta eso en realidad. Todos llevamos aquí mucho tiempo trabajando y sabemos cuándo vienen los barcos y cuánta gente necesitan", explicaron en Sestimasa. En caso de que no haya trabajo, el trabajador cotiza como desempleado esa jornada. Se espera que sean unos 10 o 12 días al mes. También "que la situación cambie después del verano".

La Autoridad Portuaria rechazó hacer cualquier tipo de valoración sobre este hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios