"Fue una experiencia increíble y todo el mundo debería probarla"

  • El programa Idiomas y Juventud ofrece estancias individuales y de clase a alumnos de Secundaria

Durante 11 días, el 95% de la clase en la que estudiaba José Rueda el pasado curso cambió el IES Salvador Rueda de Málaga por Peterbourg, en Inglaterra. Formaron parte de los intercambios escolares en grupo que ofrece el programa Idiomas y Juventud, que llevan a cabo las Consejería de Educación e Igualdad y Bienestar Social a través del Instituto Andaluz de la Juventud. "Fue increíble, una experiencia única que te dan y que todo el mundo debería probarla", considera este estudiantes de 1º de Bachillerato que también estuvo en Grecia gracias al proyecto Commenius. En una academia daba cuatro horas de clase al día y realizaba excursiones y otras actividades con la única finalidad de conocer el país y mejorar su nivel de inglés. "En general todo el mundo se suelta, empiezas a hablar con la familia de acogida, en las tiendas, en la calle es donde se aprende más", dice José Rueda, que este año se ha vuelto a apuntar al programa Commenius y ha solicitado una beca de estancia individual para Francia.

Ana García Pulido, directora del IES Guadalmedina, ha acompañado durante tres años a alumnos que han realizado estancias de inmersión lingüística en Inglaterra. Éstas se realizan en periodo vacacional y durante una quincena en la que los alumnos tienen los gastos pagados. Este tipo de becas las solicita el propio alumno en su centro. El idioma más demandado es el inglés, por lo que la mayoría de las plazas son para el Reino Unido e Irlanda, seguidas de las solicitudes para Francia y para Alemania. "Mi labor empieza en Málaga, ya que éste es el aeropuerto de salida", explica García Pulido. "He de asistir al alumno en los desplazamientos, en la estancia, en las actividades formativas y extraescolares, y supervisar el proceso educativo, velar porque haya un ajuste entre las necesidades de formación del alumno y lo que el centro ofrece para su mayor aprovechamiento", añade la directora que estuvo en Northampton, Cambridge y Oxford.

Ana confiesa que le encanta acompañar a los estudiantes y "ver su evolución, cómo se relacionan con otros chicos, hemos llegado a convivir con 67 nacionalidades distintas, gente de todos los continentes". La estancia suele ser en residencias, por lo que el contacto con otros estudiantes de fuera es directo. Es una oportunidad única para el aprendizaje de un idioma y también para conocer otras ciudades y otras culturas. "La mayoría saca partido de los 15 días, incluso los más retraídos se van soltando y los más lanzados ya hablan inglés desde el aeropuerto", considera Ana García Pulido y destaca que los participantes son "buenos estudiantes, serios en su trabajo, suelen tener un buen expediente académico". Sus 20 horas de clase semanales se acreditan con un certificado.

Hasta el 31 de enero tienen todos los estudiantes que lo deseen la posibilidad de solicitar una beca del programa Idiomas y Juventud, que este año aumenta sus plazas. Más de 9.700 jóvenes andaluces podrán este año viajar para mejorar sus capacidades lingüísticas, la fórmula más certera de aprendizaje de un idioma. Lo adquirido en clase también se lleva a la práctica con el acogimiento de alumnos extranjeros. La familia de José Rueda también recibió un alumno griego con el que tuvieron que comunicarse en inglés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios