Los extranjeros vuelven a confiar en la Costa

  • Los foráneos han adquirido en Málaga 1.814 viviendas en el primer semestre, un 26% más que en 2009

El pasado boom inmobiliario en Málaga fue impulsado, en buena medida, por los extranjeros. La mitad de las nuevas viviendas que se construían en la Costa, acompañadas en varios casos de campos de golf, eran de segunda residencia tanto para británicos, alemanes o suecos como para españoles de otras comunidades. La llegada de la crisis, el excesivo aumento de precios y la inseguridad jurídica creada en urbanizaciones, principalmente en Marbella, provocaron que el año pasado las inversiones extranjeras en el área residencial tocaran fondo.

En el primer semestre la tendencia, aunque de forma suave, está cambiando y se ven los primeros atisbos de que los extranjeros empiezan a mirar otra vez con buenos ojos a la Costa del Sol. En el primer semestre del año se vendieron en la provincia 1.814 viviendas a extranjeros residentes, lo que supuso un incremento del 26,2% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos aportados por el Ministerio de Vivienda. No sólo hay más turistas o jubilados interesados, sino también extranjeros que deciden buscar una oportunidad laboral en Málaga.

El primer trimestre de 2010 fue mejor que el de 2009 aunque el tirón fuerte se ha producido en el segundo trimestre, en el que se superó ligeramente el millar de operaciones. Los datos del presente ejercicio son satisfactorios pero aún están bastante alejados de los de los años del auge. En los seis primeros meses de 2007, por ejemplo, se comercializaron 4.691 viviendas a extranjeros, casi el triple que las actuales, y entre enero y junio de 2008, cuando se empezaron a notar los efectos de la crisis económica, se vendieron 2.577.

La nueva confianza de los extranjeros no sólo tiene lugar en Málaga sino también en el resto del país. El espejo en el que se suele mirar Málaga es Alicante. Casi todos sus parámetros son muy similares y en la provincia valenciana está ocurriendo exactamente el mismo fenómeno, aunque con unos volúmenes mucho más elevados pues, entre otros factores, el precio medio de la vivienda en esa zona es más barato. En Alicante se han vendido en el primer semestre de este año 3.681 viviendas a extranjeros residentes, un 43,5% más que entre enero y junio de 2009. El esquema ha sido el mismo que en Málaga. En 2007 se dispararon las transacciones (alcanzando casi 10.000 unidades vendidas); en 2008 cayó a la mitad; en 2009 tocó fondo; y ahora se inicia un repunte que no se sabe si será definitivo o simplemente algo coyuntural.

En cualquier caso, lo que sí está claro es que los extranjeros tienen dos destinos preferidos en España para comprar una vivienda: Alicante y Málaga. Las dos provincias lideran el número de operaciones en el país seguidas a bastante distancia por Madrid y Barcelona (en ambos casos por la fortaleza de la inmigración), y Santa Cruz de Tenerife. Un aspecto importante en este resurgimiento ha sido el precio. En el segundo trimestre el valor medio del inmueble adquirido por extranjeros en Málaga era de 255.211 euros, un coste similar al del pasado año, pero casi 30.000 euros inferior que en 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios