La falta de liquidez y crédito ahoga a las empresas malagueñas

  • Los empresarios afirman que "no ha llegado nada" de los 10.000 millones de euros prometidos por el ICO · Este organismo achaca el retraso a problemas tecnológicos y dice que se solucionará la próxima semana

Un porcentaje muy alto de empresarios malagueños están con el agua al cuello. Las facturas de los proveedores no paran de acumularse sobre la mesa de los directores financieros o de los propietarios de las compañías, en su mayoría firmas pequeñas de menos de cinco empleados, y las entidades financieras mantienen su particular cruzada contra el crédito. El Gobierno anunció que ayudaría a las pymes con 10.000 millones de euros a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), pero los empresarios locales afirman que apenas han visto un euro y que la situación es cada vez más desesperante.

Los datos hechos públicos por el propio ICO sobre su línea de liquidez lo confirman. En enero este organismo formalizó 1.100 operaciones de crédito a pymes y autónomos de toda España por un importe de 113,6 millones de euros. El ICO no dispone aún de datos provincializados aunque es evidente que el volumen de ayudas concedidas hasta el momento es insuficiente.

Javier González de Lara, vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), asegura que "la medida del ICO es bienvenida pero en la práctica no está teniendo ninguna aplicación fructífera". González de Lara explica que "a las empresas malagueñas no nos ha llegado nada" y critica la proliferación de garantías que exigen las entidades financieras tanto para dar sus propios créditos como para aquellos que conceden a través del ICO. "Nos exigen muchos documentos que antes no eran necesarios como el balance de la empresa, garantías personales, hipotecarias... Tantas garantías son además desproporcionadas al dinero que se pide, que no suele ser mucho, y eso está generando mucha decepción entre el empresariado. Necesitábamos confianza y hoy por hoy las ayudas del Gobierno no han tenido el impacto que pensábamos", continúa el vicepresidente de la CEM.

Jerónimo Pérez Casero, presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, es de la misma opinión. Confía en que la situación se resuelva lo antes posible y, "aunque es evidente que el sistema financiero necesita sus garantías, hay que tener en cuenta que la mayor garantía posible es que la empresa siga funcionando en lugar de que cierre".

Entre el empresariado local cunde el desánimo de pensar que se puede nadar toda la noche para morir en la orilla, ya que las entidades financieras están mirando con lupa la concesión de créditos para evitar un aumento de la morosidad -que se ha multiplicado por seis en apenas tres años pasando del 0,5 al 3%- , pero precisamente esa precaución puede llevar al cierre de más empresas y, por tanto, a un mayor aumento de la morosidad.

Ana María García tiene una empresa de alquiler de coches y es presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias de Málaga (Amupema), por lo que vive la crisis desde los dos lados. En el primero también recalca que "no nos están llegando los créditos del ICO" y subraya que "las empresas de rent a car lo estamos pasando muy mal porque todos vivimos a base de compras y refinanciación de vehículos y no conseguimos esos créditos". García relata que, tradicionalmente, en diciembre se venden muchos vehículos a los rent a car por motivos fiscales y "en el pasado diciembre ha estado todo paralizado por esa falta de financiación". En enero los datos no fueron mejores. Según la patronal Faconauto, en enero se matricularon en Málaga apenas 375 vehículos para empresas, un 53% menos, y 72 para alquiler, un 96% menos que en el mismo mes del año anterior. García explica que "va a haber rent a car que van a cerrar sus puertas y también he visto el cierre de algunos concesionarios porque no le dan créditos a los clientes particulares que acuden a comprar coches".

El descenso de créditos o préstamos personales está provocando casos curiosos como, según apunta García, el de una empresaria propietaria de una inmobiliaria que "ya ha vendido el mismo piso tres veces con el consiguiente apuro que pasa con los dueños".

El 95% de las empresas malagueñas son pymes o micropymes, pero la fortaleza económica de Málaga también se ha sustentado en los últimos años en los autónomos, que ahora están sufriendo sobre manera la falta de confianza y de créditos. Fuentes de la Asociación de Trabajadores Autónomos en Málaga (ATA) explican que "muchos autónomos se están quejando de que las entidades financieras les ofrecen, en lugar de créditos, préstamos personales que tienen unos intereses muy altos en lugar, por ejemplo, de los créditos del ICO".

Daniel Rodríguez, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga, cree que "toda la culpa no es de los bancos" y reclama un mayor apoyo de las instituciones públicas, sobre todo, "a la hora de los intangibles, que favorezcan que un banco se fíe de ti para darte financiación".

Mientras tanto, ¿qué dice el ICO? Su presidente, Aurelio Martínez, se reunió ayer en Castellón con empresarios -que están igual de preocupados que en Málaga o en el resto de España- y explicó que los retrasos en la concesión de los créditos para liquidez se han debido a la adaptación de los sistemas informáticos de las entidades financieras al sistema del ICO, pero confió en que todo esté solucionado a partir del lunes. Si esta previsión se cumple, los empresarios podrán empezar a respirar, siempre y cuando los bancos rebajen su presión y circule el dinero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios