Una familia con dos padres "no es indigna"

  • Gays y madres solas por elección defienden otros modelos familiares posibles por la reproducción asistida

"Hay que tener visibilidad. El niño tiene que estar orgulloso de su familia porque no es indigna". Miguel Barrero, de la asociación de gays Ojalá, defendió así otros modelos familiares que en la actualidad son posibles gracias a la reproducción asistida. Él no llegó a necesitar estas técnicas para ser padre junto con otro hombre, ya que aunque contemplaban acudir a vientre de alquiler en India o Ucrania, finalmente llegó una adopción.

Miguel lanzó su llamamiento en el IForo Fertilidad y Sociedad organizado por el Centro Gutenberg, dando voz así a los nuevos tipos de núcleos familiares surgidos al amparo de los avances científicos. Para Claudio Álvarez, médico de la clínica malagueña, "las leyes van detrás de la medicina y de los cambios sociales" en este aspecto. El facultativo recordó que hace un siglo, la familia la componían un hombre y una mujer con fines reproductivos. Entonces, matizó, "también existían gays y lesbianas". Pero apuntó que es hace relativamente pocos años cuando "se rompen tabúes, salen nuevos modelos de familia que ganan espacio social y aparece el deseo reproductivo en la pareja homosexual".

Álvarez denunció la discriminación que sufren las parejas gays frente a las heterosexuales, ya que éstas no necesitan el libro de familia para someterse a técnicas de reproducción asistida, mientras que, por ejemplo, dos lesbianas tienen que estar casadas.

Pero la reproducción asistida también ha permitido que mujeres heterosexuales accedan a la maternidad mediante donación de esperma sin necesidad de un hombre. Eva María Bernal, miembro de la asociación Madres Solas por Elección, detalló que cuando se puso en marcha esa organización en España, en 2007, tenía 16 integrantes y que ya van por 600. Bernal resaltó la falta de ayudas para las madres sin pareja y afirmó que no se sintió discriminada, "pero sí muy observada".

Además de poner sobre la mesa la defensa de los nuevos modelos de familia, el foro sirvió para que los especialistas lanzaran dos demandas. Por un lado, la necesidad de que se cree un registro nacional de donantes, como manda la Ley de Reproducción Asistida. Sólo así, dicen, se puede asegurar que se cumple el límite de seis hijos -propios y de aquellas personas que han recibido su donación- de cada donante, tanto de esperma como de óvulos. Además, este registro facilitaría el control sobre patologías genéticas que no se hubieran detectado en el momento de la donación, pero que hubieran aparecido con posterioridad en alguno de los hijos -propios o no- del donante. La segunda reivindicación es la actualización de la Ley de Reproducción Asistida. La razón es que la legislación exige que el donante sea lo más sano posible, un concepto que ha variado desde 2006 -cuando se aprobó la ley- porque ahora hay más pruebas genéticas para garantizar ese extremo.

Por su parte, el ginecólogo de la clínica Manuel Martínez Moya reclamó a la prensa que haga divulgación sin caer en el sensacionalismo "porque hay fronteras que no se deben traspasar". El foro fue inaugurado por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que abogó por la "normalización" de la reproducción asistida y por poner esas técnicas "al servicio de la felicidad". Justamente, el trabajo que a diario hacen miles de profesionales desde sus centros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios