Una familiar del detenido de la caravana lo denuncia por abusar de ella hace años

  • El juez dictó ayer prisión por ofrecer supuestamente droga y regalos a al menos 15 menores

Una familiar del hombre de 62 años que esta semana ha sido detenido por un presunto delito de corrupción de menores en Benalmádena lo ha denunciado ahora por abusar de ella cuando ésta era menor de edad, según confirmaron fuentes policiales. Según su testimonio, aportado a los investigadores, la mujer, que entonces tenía 12 años, fue agredida sexualmente tras ser supuestamente engañada por parte del individuo, que además le ofrecía regalos.

La denuncia se suma a las 15 víctimas menores, a las que el hombre, presuntamente, facilitaba drogas e incluso les hacía regalos. Desde ropa hasta móviles, con la intención de querer ganarse su confianza. Llegó a mantener relaciones sexuales con algunas de ellas, según informaron desde la Comisaría provincial. Ayer, tras pasar a disposición judicial el Juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos (Málaga), en funciones de guardia, decretó prisión eludible bajo fianza de 10.000 euros para el detenido. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) informaron de que el juzgado de guardia le atribuye, por el momento, un supuesto delito contra la salud pública, aunque se ha inhibido al de Instrucción 4 para que continúe la investigación judicial.

La actuación policial dio comienzo tras conocerse la desaparición de una menor de 14 años, que fue localizada en una caravana en un descampado de Benalmádena. Las pesquisas permitieron averiguar que, en dicho vehículo, el propietario facilitaba, supuestamente, estupefacientes a menores e incluso les realizaba regalos. Los investigadores oyeron en exploración a esas 15 menores, en presencia de sus padres, en relación con estos hechos, tras presentarse distintas denuncias. Durante un registro realizado en la caravana, los agentes intervinieron dos escopetas, un arco de tiro, un teléfono móvil, una cámara de fotos, una tableta, una tarjeta de memoria, unos cedés, unas cartas manuscritas que podrían haber sido redactadas por las menores, una balanza de precisión y unos cogollos de marihuana seca, unos seis gramos.

Los agentes también se incautaron en un invernadero anexo a la caravana de cinco macetas de marihuana, que arrojan un peso de unos 900 gramos. Los investigadores que se han ocupado del caso han solicitado autorización a la autoridad judicial competente para el volcado y visionado del material informático intervenido, según explicaron desde la Policía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios