La 'feria' de la droga

  • La Policía Nacional desarticula el punto de venta de cocaína más activo de Churriana. Así se desarrolló operación

Comentarios 1

La puerta de entrada abierta de par en par y un continuo goteo de gente que la franqueaba con la naturalidad de quien entra a un supermercado a comprar una botella de leche. Esta situación no resultaría extraña si no fuese porque esta vivienda era el mayor punto de venta de drogas de Churriana y su visitantes eran consumidores que acudían a diario a por su dosis. La noche del jueves la Policía Nacional cerró el negocio. Este es el relato de cómo se hizo.

Los agentes del Grupo de Estupefacientes de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) recibieron información de que en un inmueble de la zona de La Noria se podría estar traficando con cocaína, lo que había despertado el temor de los vecinos. Las vigilancias confirmaron las informaciones iniciales y, tras obtener la autorización judicial, el jueves desarrolló el operativo.

Son las 21.00. Cuatro coches camuflados y tres con los distintivos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) llegan a la calle Gonzalo Ayura. Los agentes uniformados cortan los accesos, mientras que los de paisano irrumpen en la casa.

La necesidad de salvaguardar las identidades hace que, además de ocultar sus rostros con pasamontañas y bragas, cada policía reciba un número identificativo.

"Dos, revisa la furgoneta que está en la puerta; Tres, a la planta superior; Cinco y el resto, mirad cada rincón de la casa. Buscamos cocaína", dice el jefe de la operación.

En el interior de la vivienda se encuentran sus propietarios, un matrimonio sobre el que recaen todas las sospechas. Ambos son apartados mientras los agentes antidroga inspeccionan toda las dependencias. Los resultados no se hacen esperar. La investigación previa señalaba que la cocaína estaba oculta en una taza de la cocina. No se equivocaron. 50 gramos de esta sustancia y los útiles para prepararla para su venta. Se tendrán que enfrentar a un cargo de delito contra la salud pública.

Pero el resultado de la intervención es más amplio. Los investigadores localizan dos pistolas, cuchillos, machetes y una espada. Al cargo anterior se une el de tenencia ilícita de armas.

Entre los efectos también hallan más de 1.600 euros en efectivo, supuestamente producto de la venta de la droga. "Hay un billete de 500 euros. Yo sólo los veo cuando hacemos estas operaciones", comenta con cierta sorna uno de los agentes.

"Esta casa era como una feria", escenifica otro policía, que asegura que "el trasiego de compradores era muy alto".

El operativo concluye dos horas más tarde. Antonio R. R., de 40 años de edad, al que le constan varias detenciones policiales por delitos de tráfico de drogas y por robos con fuerza, y Joaquina R. F., de 36 años, salen de la vivienda esposados. En la tarde de ayer pasaron a disposición judicial.

Ambos son introducidos en un coche patrulla y el despliegue abandona la calle a toda velocidad mientras los vecinos forman corros en las aceras para comentar lo sucedido.

Los agentes se trasladan a la comisaría Provincial. La acción ha acabado. Es la hora del papeleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios