Fiesta del cordero Los musulmanes también celebran esta tradición que cierra la peregrinación a La Meca en Málaga

La fiesta grande del islam en Málaga

  • Este año han coincidido por primera vez la fiesta del cordero musulmana, la hanuká judía y la navidad cristiana

Comentarios 1

Cerca de 60.000 musulmanes celebraron ayer en Málaga una de sus fiestas más importantes: la fiesta del cordero o del sacrificio, que cierra cada año la peregrinación a La Meca y que une a los musulmanes de todo el mundo: desde Marruecos, a Arabia Saudí, el África subsahariana, Pakistán o Indonesia. Y no sólo a ellos, porque el origen de esta celebración comparte historia con el resto de religiones monoteístas: la cristiana y la judía, al conmemorar "el sacrificio que Dios le pidió a Abraham al pedirle que matara a su hijo. Cuando éste accedió, Dios le dijo que sacrificara un cordero", cuenta el portavoz del centro cultural andalusí, conocido como la mezquita de la calle Ingeniero de la Torre Acosta, Javier Isla.

Este año también es el primero en el que coinciden en el mismo mes las principales fiestas de las tres religiones: la hanuká judía, la navidad cristiana y la fiesta del cordero.

En Málaga, los musulmanes se reunieron ayer con familia y amigos para disfrutar de esta fiesta solidaria. "Cuando matas el cordero tienes que guardar un trozo para la familia, otro trozo se come hoy con los amigos y una tercera parte hay que repartirla con los más pobres", explicaban ayer Rachida y su marido Félix Herrero, presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri) desde una bonita casa que tienen en el campo de Campanillas, y a la que ayer invitaron a sus familiares y amigos. Cuatro corderos se sacrificaron ayer en el patio de esta casa rodeada de gallinas, naranjos y calabazas: los hombres y la abuela al frente de la matanza, las mujeres en la cocina engarzando los pinchitos con la carne recién seccionada, y los niños en todos sitios. Junto al cordero, en la cocina de Rachida se prepararon jugosas hogazas de pan artesanal, dulces hechos con almendras y el delicioso té moruno elaborado con hierbabuena.

"Esta fiesta es para ayudar a los demás y disfrutarla con los tuyos", explicaban las mujeres de la familia al tiempo que detallaban las reglas del sacrificio: "El cordero hay que matarlo en dirección a La Meca al tiempo que dices el nombre de Alá y de Dios". La fiesta empezó ayer pero dura tres días. La comunidad musulmana del África subsahariana se reunirá el sábado en La Palmilla para celebrar la fiesta del cordero, según explicaba ayer Papis, presidente de la asociación de Ghana. "Pasar este día tan lejos de tu país y sin tu familia es muy triste", decía.

Por la mañana, unos 1.500 musulmanes de la capital se reunieron en la mezquita de la calle Ingeniero de la Torre Acosta en un rezo dirigido por el imán Daud. Isla quiso aprovechar la fiesta del sacrificio para "felicitar la navidad a todos los malagueños".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios