Málaga

Las firmas que pugnan por la segunda fase de la Alameda rebajan su coste casi un 32%

  • El valor medio de las propuestas reduce en unos 720.000 euros el precio de licitación

Infografía de la peatonalización del lateral norte de la Alameda. Infografía de la peatonalización del lateral norte de la Alameda.

Infografía de la peatonalización del lateral norte de la Alameda.

El momento en que el Ayuntamiento de Málaga anuncie el arranque definitivo de la segunda fase de la nueva Alameda Principal está más cerca. De hecho, previsiblemente en las próximas semanas se conocerá la empresa a la que se adjudicará esta parte del proyecto de semipetonalización de la vía, valorado inicialmente en 2.271.577 euros (sin IVA). Un proceso en el que ayer se dio un paso clave al producirse la apertura del sobre económico con las proposiciones de las 29 firmas que han concurrido al concurso.

Los datos conocidos por este periódico confirman una importante baja media por parte del conjunto de las mercantiles, que se sitúa en casi un 32%. Es decir, que tomando como referencia estos parámetros, la Gerencia de Urbanismo podría ahorrarse del orden de 720.000 euros en la contratación final. La información aportada ayer por la mesa de contratación confirma la existencia de dos ofertas que no superan el umbral mínimo exigido, con lo que no siquiera fueron valoradas. De acuerdo con el análisis realizados por este periódico y tras consultas a fuentes expertas, hay otras ocho ofertas que podrían ser desproporcionadas, al estar por debajo de la media y de acuerdo con lo marcado en el pliego de condiciones.

En este contexto, incluyendo en la comparación la valoración técnica realizada de las proposiciones, la empresa Verosa es la que parece estar en mejores condiciones para hacerse con este contrato. La suya cuenta con una de las valoraciones técnicas más elevadas, 37 puntos (las más altas son las de Sando y Conacon, con 37,6 puntos) y una oferta económica de 1.514.471 euros, un 33,3% de reducción sobre el valor de licitación inicia, mayor que el planteado por las otras dos mercantiles.

Esta licitación afecta al eje central de la Alameda, el único que se mantendrá abierto al tráfico, con cinco carriles, tres de ellos para el paso de autobuses y dos para tráfico privado en sentido este-oeste. El plazo estimado para la obra es de seis meses, lo que permite atisbar la posibilidad de que esté concluida tras verano.

A esta segunda fase hay que sumar la tercera, que afecta al lateral sur, valorada en 4,3 millones de euros (sin IVA), y que está en proceso de licitación. A la misma han presentado oferta un total de 21 empresas. Y la peatonalización del ala norte, que está en manos de la Junta de Andalucía, en el marco de la obra de construcción del tramo del Metro entre Guadalmedina y Atarazanas.

La dimensión de esta operación urbana es comparable desde un punto de vista simbólico a la que en 2002 supuso el cierre al tráfico de la calle Larios. Pero todos los parámetros la superan con creces. La superficie que se ganará para el peatón se elevará a unos 23.500 metros cuadrados; o lo que es lo mismo, el equivalente a casi seis veces la superficie ciudadana de Larios. Ello implica modificar los usos actuales de la vía, de manera que del orden del 75% de la superficie será reservado para el ciudadano y solo el 25% al coche. A ello hay que sumar unos 1.000 metros cuadrados de zonas verdes y carril bici.

Marcado valor simbólico tiene también el trasladar el emplazamiento de la estatura del Marqués de Larios, ahora junto a una salida de humos del aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Marina. La propuesta fija el desplazamiento de la misma hacia el eje norte, casi en el entronque con la calle que lleva el mismo nombre que el marqués.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios