El mundo del flamenco lamenta la muerte de El Tiriri, un "gran amigo y gran figura"

  • El alcalde de Málaga, Francisco De la Torre, traslada su "profundo dolor" a la familia del cantaor al que define como "una persona entrañable".

El mundo del flamenco ha lamentado la muerte este lunes del cantaor Gabriel Campos, conocido como El Tiriri, con quien se va "un gran amigo y una gran figura" y de quien han destacado su "malagueñismo".

"Él tenía que ir todos los días con sus zapatos limpios y su camisa de flores", ha recordado el flamencólogo Gonzalo Rojo, quien ha hecho referencia a sus paseos diarios por calle Larios y el Pasaje de Chinitas, hasta la Peña Flamenca Juan Breva.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, también ha mostrado su "profundo dolor" por la muerte del cantaor malagueño y ha trasladado el "cariño" de la Corporación municipal a sus familiares y amigos. 

"Era una persona entrañable, muy querida, muy popular y muy presente en la vida en general de Málaga", ha declarado, por lo que se ha mostrado seguro de que "todos los malagueños que aprecian el flamenco y el mundo artístico ligado a él comparten conmigo estas palabras de dolor". 

De la Torre ha indicado que en estos duros momentos el Ayuntamiento tratará de estar cerca de la familia del cantaor para que "tenga todo lo que necesite en este proceso", y ha reiterado su "cercanía, cariño y afecto". 

En cuanto a posibles homenajes a El Tiriri, una de las voces más reconocidas del flamenco malagueño, el alcalde ha comentado que hablará con colectivos como la Peña Flamenca Juan Breva "por si procede alguna otra cosa". 

Nacido en una familia gitana, su padre, Manuel Campos, fue cantaor y también su tía Dolores Campos 'La Pirula', su prima La Cañeta y su hermano Ronco.

Retirado desde hace años, la última actuación de El Tiriri fue en 2013, en la Bienal de Flamenco de Málaga, en un homenaje que se le rindió en el Corralón de Santa Sofía. Su especialidad eran los cantes alegres y acompasados, como las cantiñas, las alegrías y las bulerías.

Gran defensor de los cantes de Málaga, trabajó en el ballet de Miguel de los Reyes y en la Taberna Gitana y fue una voz habitual en las salas de fiesta de la Costa del Sol.

Viajó por toda España junto a Miguel de los Reyes y Pepito Vargas, y alternó con grandes figuras del flamenco como Antonio Mairena, Antonio Fernández Díaz 'Fosforito', Caracol o 'El Chocolate'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios