Los flamencos regresan a su hogar

  • Después de que la sequía impidiera que el año pasado se reprodujeran en la laguna de Fuente de Piedra, 1.200 ejemplares han llegado ya dispuestos a quedarse gracias al medio metro de agua acumulado

El año pasado la sequía se lo impidió, pero éste sí han vuelto fieles a su cita. Más de 1.200 flamencos llegados de distintos puntos del mundo ya están en la laguna de Fuente de Piedra listos para iniciar la reproducción. El medio metro de agua que acumula este humedal garantiza las condiciones idóneas para que empiece el cortejo y la elección de las parejas con las que tendrán las crías que luego serán anilladas en verano y así poder saber a dónde se van.

Algunos se han adelantado y ya han formado las primeras parejas. Los machos son los que deben demostrar su condición física y la calidad de su plumaje porque las hembras son al final las que eligen. Ya ayer se podía ver el cortejo que hacían algunos de ellos cuando se esforzaban por estirar su largo cuello y extender las alas para mostrar todo su esplendor.

El director conservador de la reserva natural de Fuente de Piedra, Manuel Rendón, está convencido de que si llueve en los próximos días y el sedimento del islote que hay en mitad de la laguna donde suelen hacer la puesta se humedece, todo estará a punto para que los flamencos pongan los primeros huevos en la segunda semana de marzo.

Y así parece que ocurrirá después de que este invierno se haya comportado conforme a lo habitual en lo que a lluvias se refiere. Los 325 litros por metro cuadrado, 50 más de la media, caídos desde el 1 de octubre con el inicio del año hidrológico han sido suficientes para que la lámina de agua del humedal alcance los 50 centímetros justo en el momento en el que han comenzado a llegar los flamencos para reproducirse.

El mínimo que necesitan para poder hacerlo son 30 centímetros y, aunque este año el nivel de la laguna está lejos de los apenas 20 centímetros que tenía el año pasado por estas fechas, nada tienen que ver con los más de 170 a los que se llegó en 1997 y 1998. Según Rendón, este año se espera que la reproducción sea muy similar a la que hubo en 2004, unos meses antes de que comenzara el largo periodo de sequía, debido a que el nivel de agua de la laguna y la cantidad de lluvia caída hasta febrero de ese año eran prácticamente la misma a la actual.

Aquel año se formaron 19.500 parejas y nacieron 7.500 pollos. Aún es muy aventurado asegurarlo, pero por su experiencia el director conservador de la reserva natural cree que en cuanto comiencen a subir las temperaturas se producirá la llegada masiva de los flamencos.

Hasta 30.000 podrían desembarcar en la laguna de Fuente de Piedra desde ahora a mediados de abril. Una cifra que, aunque significativa, no se acercará a los casi 40.000 que llegaron a contabilizarse en agosto de 1990 en un sólo día. Y eso sin contar los 10.000 pollos que nacieron ese año. "Fue un año muy húmedo y en verano la laguna aún tenía 70 centímetros. Además los humedales de Doñana ya estaban secos por esa época y eso favoreció que se concentrarán aquí".

Este año ya se han avistado algunos ejemplares procedentes de Francia, Italia o Cerdeña, además de los muchos anillados en años anteriores en la propia laguna y que cada año vuelven para reproducirse. Y es que estas aves pueden llegar a recorrer más de mil kilómetros sin escala en una sola jornada.

Pero este año no tendrán que emprender el vuelo hasta dentro de unos meses. Si todo marcha conforme a lo previsto, en abril nacerán los primeros pollos y si esta primavera llueve, la reproducción podría prolongarse incluso hasta julio. Los expertos lo celebran después de que el año pasado las escasas lluvias lo impidieran. También en 2005, 1995, 1993, 1992 y 1989 ocurrió lo mismo, aunque ahora la sombra de la sequía por fin empieza a remitir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios