Los forenses aseguran que el abogado tardó un tiempo en morir dentro de su maletero

  • La acusación particular hace hincapié en la "sangre fría" del acusado que lo acuchilló y lo dejó morir

El abogado encontrado en el maletero de su coche tardó un tiempo en morir. Es la conclusión que arrojaron ayer los forenses en el juicio contra el único acusado Peter R. B. por su muerte. La herida en el cuello por arma blanca, que además le impedía hablar, la asfixia y las convulsiones fueron lo que llevaron a la muerte a Salvador Reina. Tanto la Fiscalía, como la acusación particular -ejercida por la familia del abogado-, así como la popular -el Colegio de Abogados también está personado en la causa-, coincidieron en sus intervenciones finales en "la sangre fría y falta de compasión" del acusado, al que consideran culpable de un delito de asesinato con alevosía.

La primera de las menciones se refirió a la corpulencia del encausado, que superaba con creces la de Salvador. Además de que lo ató, lo acuchilló y lo dejó morir en una "agonía tremenda". "La víctima le estorbaba, lo que buscaba era rentabilizar la fuente de ingresos; usar la tarjeta el mayor tiempo posible", insistió el abogado de la acusación particular.

La Fiscalía elevó a 28 años la petición inicial de cárcel para el acusado, mientras que las otras dos acusaciones mantuvieron la solicitud 28 años y 9 meses por los delitos de violencia con uso de arma, asesinato y estafa continuada. El juicio quedó ayer visto para sentencia en la Audiencia Provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios