josé luis ruiz espejo. secretario general del psoe de Málaga y delegado de la Junta

"Sería un fracaso que el PSOE no ofreciera posibilidades de cambio en la ciudad de Málaga"

  • El secretario general del PSOE confía en que los militantes respaldarán el trabajo del actual portavoz

  • Asegura que la pelea del PP "es un tapón" inversor

El líder socialista, en el parque de Huelin, donde arrancó su campaña interna de las primarias. El líder socialista, en el parque de Huelin, donde arrancó su campaña interna de las primarias.

El líder socialista, en el parque de Huelin, donde arrancó su campaña interna de las primarias. / reportaje gráfico: JAVIER ALBIÑANA

José Luis Ruiz Espejo (Antequera, 1966) llegó al cargo de secretario general del PSOE de Málaga el 1 de octubre, por primera vez en una elección directa de los militantes socialistas. Logró un amplio respaldo interno pese a que su imagen y trayectoria no concuerdan con la de un líder carismático. No reniega de ser un político cercano a Susana Díaz, que lo mantiene al frente de la Delegación del Gobierno de la Junta, acumulando de esta forma todo el poder orgánico e institucional. Ha apostado por reforzar las estructuras locales del partido para fortalecer estas siglas de cara a los próximos procesos electorales.

-Casi tres meses después de su elección como secretario general ¿qué balance hace de esta etapa?

-El primer mes nos dedicamos a la renovación de las estructuras locales con el objetivo de ponernos a trabajar de cara a la gente, en desarrollar nuestro programa y seguir implicándonos en mejorar la provincia. La utilidad de la política es el sentido que queríamos imprimir al PSOE en esta etapa. También hemos comenzado a trabajar con los grupos socialistas de las instituciones, a coordinar el trabajo que realizan para imprimirle sentido y coherencia junto con la acción de gobierno de la Junta de Andalucía. Y hemos iniciado los contactos con los principales colectivos, sindicatos principalmente, y el siguiente paso será con los empresarios, para arrancar el curso político con el trabajo programado. Ha sido una etapa intensa, preparativa y de lanzamiento de la actividad política e institucional que debe tener el PSOE en la provincia.

-Llegó anunciando renovación y pidiendo unidad ¿Tiene a todo el partido detrás?

-Considero que sí. Hay un dato. En las 88 asambleas locales celebradas hasta ahora, tan solo en 6 ha habido más de una candidatura y eso da una visión de lo que es en este momento el PSOE de Málaga. La principal función como partido es ser útil a la gente y para eso debemos tener una unidad de acción en el trabajo desde el ámbito más inferior, que es local, y el partido está unido en ese ámbito. En el ámbito provincial hubo dos candidaturas porque somos el partido más transparente y democrático, pero una vez terminada la elección todos deben trabajar en lo que se ha decidido. También pondremos en marcha este mes los comités provinciales y los distintos órganos de deliberación, pero los ejecutivos deben ser órganos que permitan desarrollar ese trabajo.

-¿Entonces hay una buena relación con los críticos?

-Si. Aquí no hay unanimidad y siempre habrá decisiones que puedan tener distintas ópticas, pero eso no quita que en lo principal estemos de acuerdo en seguir siendo un partido referente en el trabajo por la provincia y con la sociedad. Y ahí considero que todo el partido debe estar detrás, considero que lo está y haré esfuerzos para que siga estándolo. El tema de la renovación local demuestra que hay una sintonía ahora mismo en torno a los liderazgos locales, que era una de las premisas que queríamos incorporar a este proyecto.

-Usted partía con el handicap de ser el candidato continuista, el de la dirección regional, un candidato a la fuerza ¿Ha sido eso un inconveniente en esta primera etapa?

-Imagino que eso pensaría quien no me conociera. No soy una persona ambiciosa ni lo he sido nunca, y no demostrar esa ambición podía suponer que fuera reticente, pero siempre he sido muy respetuoso con la voluntad de mis compañeros en los ámbitos en los que he sido elegido. Y en ningún sitio lo he sido a la fuerza. Mi forma de trabajar es por consenso, por respeto de cualquiera que aspire a cualquier cargo y de esa forma se ha resuelto mi candidatura. He pasado por los distintos niveles del partido, he tenido muchas responsabilidades y en mi última etapa se me conoce más por mi cargo institucional. Pero no quiere decir que no tuviera experiencia y tampoco he querido arrogarla. Ser el representante del partido a nivel provincial me da mucho respeto.

-¿Qué calendario tiene el partido para este inicio de año?

-Arrancaremos el día 15 de este mes con la reunión de la ejecutiva para poner en marcha el programa con el que fuimos elegidos. Propiciaremos el desarrollo económico y que éste sea más justo y llegue a todas las personas; trabajaremos por el empleo para que siga creciendo y sea más digno; por el refuerzo de las políticas y servicios públicos; y para que haya una financiación justa para Andalucía porque eso supondrá que Málaga tendrá los servicios e inversiones que precisa. Para ello se necesita un partido fuerte. Repasando la historia, el PSOE siempre ha sido un partido que ha trabajado por Málaga y ha conseguido los grandes proyectos claves y estratégicos que han articulado esta provincia. Las infraestructuras y los servicios han venido de la mano del trabajo de los socialistas y eso hay que seguir propiciándolo. Ahora no hay unas inversiones justas del Estado para Málaga. Cada vez que gobierna el PP nos ha relegado a la cola de las inversiones en España y siempre ha tenido que llegar el PSOE para poner a Málaga en el sitio que le corresponde. Si el PP dice que Málaga es la locomotora de Andalucía desde luego no lo es en la apuesta que hace el Estado. Málaga necesita del PSOE y eso es lo que vamos a propiciar.

-Se marcó como objetivo recuperar la alcaldía de Málaga ¿Está más cerca el PSOE de lograrlo?

-Málaga necesita un cambio de gobierno urgente. La parálisis que ha sometido el PP a Málaga, especialmente en los últimos años, y el tapón que está suponiendo la pelea por la sucesión en el PP a las inversiones, a proyectos clave, hace que necesitemos con urgencia un cambio y evidentemente tiene que venir de la mano del PSOE. Esa va a ser nuestra apuesta y los ciudadanos decidirán.

-¿Y cómo piensan lograrlo?

-Ahora mismo con el respaldo claro de la ejecutiva al grupo municipal y al portavoz para desarrollar el trabajo, para colaborar en ese trabajo que se está realizando y con una apuesta en el proyecto futuro que se plantee, que será ambicioso para Málaga. Tenemos un procedimiento para la elección de los candidatos (primarias) que acataremos, pero lo importante es el trabajo que hagamos en este momento, de oposición y construcción de propuestas, de visión de ciudad que hemos echado en falta. No vamos a convertir el sillón del Ayuntamiento en una pelea de socialistas, como se está convirtiendo ahora con el PP.

-Porque tienen el candidato claro ¿no?

-Tenemos el portavoz claro y la apuesta por el mismo. El candidato lo decidirán los militantes y creo que valorarán el trabajo realizado.

-¿Tiene el partido encuestas?

-No las tenemos, ni sondeos. He visto las publicadas por otras formaciones pero le otorgamos el valor que tienen. El trabajo más importante es el que hagamos desde el grupo municipal y desde todo el partido para tener un proyecto clave y fiscalizar la labor del gobierno. Y otros, dentro del actual gobierno del PP, veo que están más nerviosos con las encuestas. Málaga necesita un gobierno con más fuerza y con menos diferencias internas de las que tiene el PP.

-¿Será un fracaso no lograr la alcaldía en 2019?

-Cualquier organización política tiene que aspirar a gobernar donde se presenta. Sabemos de las posibilidades que tenemos y en función de lo que decidan los ciudadanos desempeñaremos el trabajo en el que nos sitúen. Consideraríamos un fracaso que no fuéramos capaces de articular una respuesta que hoy piden los ciudadanos, de ofrecer unas posibilidades de cambio en la ciudad de Málaga y de que esto supusiera de verdad un desarrollo de toda la ciudad, de mejora de las condiciones de los ciudadanos, que es a lo que aspiramos. El resto, el futuro dirá. Nosotros vamos a salir con fuerzas e ilusión.

-¿En qué situación está el partido en la Costa tras perder Marbella y gobernar con pactos en otras grandes ciudades?

-Lo importante es que el partido ha demostrado que tiene líderes locales que en condiciones difíciles de mayorías no absolutas han sido capaces de articular gobiernos con diálogo y consenso y de poner los intereses del municipio por encima de los propios y no solo del PSOE. Están logrando gobiernos que apuestan por el empleo, por la revitalización económica y social, de transparencia y honestidad. Y seguro que eso va a ser reconocido por los ciudadanos. En 2015 llegaron esos cambios y esperemos que lleguen a otros municipios en 2019.

-Es el delegado de la Junta y el secretario general del PSOE ¿va a seguir mucho tiempo compatibilizando ambas funciones?

-El tiempo lo dirá. No puedo decir exactamente el tiempo que será. Lo de delegado del Gobierno depende de la presidenta, que es quien realiza los nombramientos. Espero contar con su confianza y aspiro a completar el mandato de secretario general. En este momento ambos se complementan, ser delegado permite un conocimiento de la provincia que es bueno para el PSOE y dentro de la Delegación del Gobierno me permite tener la representación del partido que sustenta al Gobierno.

-¿Compaginar cargos no le quita voz al partido a la hora de hacer reclamaciones al Gobierno?

-El partido socialista será el que sustente al Gobierno y reivindicará, sea o no sea el delegado del gobierno el secretario general. Mi apuesta será que el partido tenga un mismo mensaje pero con más voces. Y lo estamos haciendo, pues tanto la presidencia como las vicesecretarías generales del partido tienen más funciones.

-En el PP ya se habla de adelanto electoral en Andalucía.

-Creo que se trata de una estrategia por su falta de estructura, de confianza en el partido y en la propia Andalucía. Los andaluces saben que el PP no es un partido de fiar para el gobierno de Andalucía y lo demuestran hasta cuando están en la oposición. Se equivocan al hablar de adelanto cuando hay estabilidad en el gobierno, estabilidad presupuestaria, política y confianza en la economía. Eso dice mucho de su desconexión de la realidad. Cuando lo plantean aquí qué no estarán planteando para España, que no tienen presupuesto, que no son incapaces de articular acuerdos estables. Desde luego que no se plantea el adelanto.

-¿Qué prioridades exigirá el partido para Málaga?

-Que Málaga recupere la posición que le corresponde en las inversiones del Estado. Pediremos que Andalucía tenga más peso en la inversión en el presupuesto estatal, algo que no se cumple porque la inversión no se corresponde con la población y eso perjudica a Málaga. Que recupere los primeros puestos en la inversión del Estado. Reivindicaremos la apuesta del corredor ferroviario central y atlántico, la llegada del tren litoral hasta Estepona, el soterramiento del tren del puerto, la sustitución del puente de la azucarera para evitar la inundabilidad del Guadalhorce, la mejora definitiva de las vías de carreteras del estado, del aeropuerto, las inversiones del puerto o la puesta en marcha del centro penitenciario de Archidona. En cuanto a la Junta, pediremos el cumplimiento de las inversiones previstas, el refuerzo de los servicios públicos de las políticas de empleo, las obras de saneamiento, completar la red de infraestructuras del metro.

-¿Para cuando estará el decreto de sequía?

-Ya se están realizando medidas como los sondeos en los pozos de Chíllar, en la zona de Nerja, que aportarán recursos, y de restricción del consumo de regadíos, que se pusieron en marcha en diciembre. El resto de medidas se están consensuando con el sector tanto en las ayudas para los regantes como las que contempla el decreto de sequía. Lo importante es que las urgentes se acordaron y acometieron. También exigimos al Gobierno que en el decreto de sequía que elaboró incluya a Andalucía, porque hay actuaciones que se deben realizar de interés general para garantizar los recursos de agua en el futuro. La sequía es ya un tema estructural y la provincia tiene escasez de recursos. Esperemos que en los próximos días la Consejería presente el decreto.

-¿Está el partido unido con el proyecto de la torre del puerto?

-Lo que el partido tiene claro es que no quiere ser freno de proyectos de inversión que puedan suponer empleo y desarrollo en la provincia y hay distintos sectores que plantean que ese puede ser un proyecto que genere ese desarrollo. El PSOE va a ser garante del cumplimiento de los requisitos y exigencias de que los proyectos van a cumplir la normativa. Tendrá que ser sometido a exposición pública a través de la modificación del Plan Especial del Puerto que debe promover el Ayuntamiento. Pediremos que el proyecto cumpla con todas las exigencias y vamos a ser escrupulosos en ello.

-Sigue la pelea del metro. Será muy difícil que la Junta acometa el proyecto si el Ayuntamiento se opone.

-Llevar a cabo proyectos en un municipio sin el acuerdo del gobierno municipal es imposible. Eso lo dije hace tiempo; o hay consenso o difícilmente se puede llevar a cabo. El metro siempre fue un proyecto del Ayuntamiento y la Junta de Andalucía y no queremos salirnos de ahí. El desarrollo de la infraestructura se sustenta en un acuerdo inicial del 2003 y otro posterior del 2013 en el que se acuerda continuar soterrado por la Alameda y hacer el tramo al Civil en superficie, evidentemente con consenso vecinal. Pero este consenso no puede suponer la unanimidad, porque eso no existe en los proyectos de infraestructura. Por lo tanto hemos avanzado en el consenso vecinal, en la corrección del impacto que pudiera suponer la infraestructura. El Ayuntamiento debe dar el paso de seguir colaborando en la definición y ejecución, queda el pronunciamiento definitivo sobre la adecuación urbanística para que la Consejería pueda realizar la licitación. El procedimiento político es que el Ayuntamiento se convenza de que el metro sigue siendo un proyecto de interés de movilidad para la ciudad, que se convenza de sus bondades y espero que recapacite. Si no, sería un freno a un proyecto clave y el PP tendría que dar cuenta de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios