La fuerza que los separa

  • El PP de Andalucía inicia el camino para designar nuevo presidente, todo hace indicar que el partido en Málaga pierde su apuesta Pocos malagueños en el equipo del PSOE andaluz

EL PP andaluz ha comenzado el camino marcado para encontrar a un nuevo presidente regional con el que salir de la depresión que le causó la amarga victoria de Javier Arenas en 2012. Después de meses con una interminable pasarela de candidatos, el sumo hacedor de la formación, Mariano Rajoy, parece que ha dado luz verde a la alternativa que promueve la secretaria general, María Dolores de Cospedal, por boca del presidenta andaluz del partido y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

José Luis Sanz, el alcalde de Tomares y secretario general actual del PP andaluz se perfila como el finalmente el ungido. Al final se ha impuesto un criterio mayoritario. Cinco de las direcciones provinciales de Andalucía lo respaldan. Dos, claramente no: Cádiz y Málaga. Las grandes perdedoras.

Curiosamente hoy está en Málaga la alternativa que siempre ha defendido el presidente provincial malagueño, Elías Bendodo. Su inequívoca opción es la del secretario de Estado de Igualdad y Bienestar Social, Juan Manuel Moreno Bonilla. El aludido negó en privado y públicamente su interés por dar ese salto. Pero sus defensores aseguraban estos días que su actitud era ya bien distinta y que estaba dispuesto a contemplar el reto. A este periódico incluso le constan algunos de sus movimientos. Moreno Bonilla había tanteado apoyos en el seno del partido e incluso en el Parlamento andaluz. Como en el caso de José Luis Sanz, el hipotético aspirante malagueño a la presidencia de la Junta no es diputado. Así que los más de dos años que puede restar hasta la convocatoria de los próximos comicios andaluces, los populares tendrán que funcionar con una voz en la Cámara autonómica y con la del presidente en la calle o en la sede del partido. Un obstáculo que, sin embargo, el sector oficial o mayoritario considera que no es determinante para ejercer la oposición. No hay dudas de que el PP no podrá usar el eslogan del PSOE en su congreso regional de este fin de semana en Granada, porque la designación de su candidato en estos meses ha sido la fuerza que los separa. Eso sí, quienes conocen a Sanz afirman que si finalmente resulta elegido no intentará cambiar a los presidentes que no confiaban en él y colocar a otros de su cuerda. En ese sentido, Bendodo puede respirar tranquilo.

Las ejecutivas de un partido no se miden al peso, pero es significativo que de los 31 miembros de la primera ejecutiva regional del PSOE andaluz que comanda Susana Díaz la agrupación de Málaga sólo aporta a tres de sus integrantes. Francisco Conejo, nuevo secretario de Política Institucional, podrá presumir que ahora tiene más poder, pero el llamado eje Sevilla-Málaga en que si iba a traducir la nueva era del PSOE andaluz queda algo descompensado: ocho de Sevilla por tres de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios