Un futuro demasiado virtual

  • Los postulados del Club Málaga Valley e-27 hechos públicos esta semana tienen el tufillo de humo barato y chocan con la política que hasta ahora ha marcado a la ciudad · El PP andaluz, con Rajoy

Comentarios 1

Aveces resulta difícil distinguir una buena idea de una vacua chorrada. En su etapa embrionaria, originales iniciativas pueden confundirse con tomaduras de pelo, con engañabobos. No es novedad que más de un genio haya sido tomado por loco. De hecho, la mayoría de los genios son percibidos como dementes por sus contemporáneos. Todo esto viene a colación del Club Málaga Valley e-27, un plan liderado por el Ayuntamiento y en el que participan ya casi un centenar de relevantes ejecutivos y profesionales de distintos ámbitos, que pretende convertir a la ciudad, de una vez por todas, en el Silicon Valley europeo.

Es una aspiración recurrente, antigua y quizás algo pasada de moda, y que olvida que la provincia, Andalucía y España, carecen de los principales ingredientes para semejante cocido. Pero no deja de ser una iniciativa noble si consigue captar talentos y empresas y convertir a Málaga en la primera ciudad wi-fi del mundo, algo que no cree posible técnicamente ni el propio presidente de Vodafone, uno de los participantes en el selecto club.

Ahora bien, actuaciones como el happening en un barco atracado en el Puerto, o el informe urbanístico presentado el martes promueven más el escepticismo cínico que la ilusión.

Las propuestas pueden parecer buenas, pero deberían haber provocado el sonrojo de Francisco de la Torre, allí presente. Porque cuando uno oye hablar a un arquitecto del "diálogo medioambiental y urbano entre Los Montes y la ciudad, no hace falta ser un lumbreras para adivinar que se pretende construir a todo trapo sobre las rondas. Cuando se habla de "malla verde", uno se pregunta si Alfonso Vegara, autor del informe de la Fundación Metrópolis, desconocía la gran cantidad de zonas verdes boscosas que Urbanismo ha permitido talar en la ciudad, casos Monte Victoria o el Mayorazgo, por poner ejemplos directos. Y cuando se bautizan el río Guadalmedina como la futura Avenida de la Creatividad, la autovía A-357 -que conecta los atascos entre Málaga, la UMA y el PTA- como la Avenida de la Tecnología y la ronda oeste como el Bulevar de la ronda, ya no se tienen dudas de que estamos ante una obra de los hermanos Marx. Lo grave es que el propio alcalde, que hasta ahora no ha dado grandes muestras de apoyo a una peatonalización más lógica como la de la Carretera de Cádiz, se crea la película. Por mucho que se proyecte en la semana del Festival de Cine.

cosas del 'campeón'

Un alto, alto, y bajito, bajito, cargo del PSOE andaluz y de la Junta comentaba en estos días de feria hispalense que Javier Arenas va a ser el gran beneficiado de la crisis Rajoy-Aguirre. "Es un fenómeno, un campeón, Rajoy ha perdido dos veces y le surge una seria oposición y Arenas lleva tres elecciones derrotado y aquí nadie le cuestionada nada". El caso es que el presidente de los populares andaluces se ha pronunciado claramente, aunque no con tanto fervor como su homólogo Francisco Camps, a favor de que Rajoy continúe. En Málaga han sido bastante más tibios tanto Joaquín Ramírez como Esperanza Oña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios