El futuro del repostaje

  • Tras movilizar en 6 años medio millón de toneladas de carburante, Oil Distribution Terminals afronta un servicio integral a buques

Instalaciones de la Oil Distribution Terminal en el muelle 9. Instalaciones de la Oil Distribution Terminal en el muelle 9.

Instalaciones de la Oil Distribution Terminal en el muelle 9. / ODT

Desde su posicionamiento en el puerto de Málaga en septiembre de 2012, la terminal de almacenamiento y suministro de hidrocarburos Oil Distribution Terminals (ODT) ha movilizado medio millón de toneladas de carburante.

Tras establecerse en una primera fase en el muelle número 5 con una capacidad de 6.500 metros cúbicos repartidos en diez tanques e iniciar una actividad basada en la recogida de residuos líquidos de buques, esta empresa, en 2013, cumplimentaba su ampliación en la margen izquierda de la campa de la terminal de contenedores. En una segunda fase, que culminaba dos años más tarde, concluyó la puesta en funcionamiento de siete nuevos tanques capaces de albergar 40.050 toneladas de combustible.

Operando desde entonces con diesel de automoción descargado desde barcos en la terminal del muelle 9 para abastecer a estaciones de servicio de Málaga, Córdoba y Sevilla fundamentalmente, ODT, posicionada como una de las primeras empresas suministradoras de Andalucía, afronta ahora dos nuevos ambiciosos proyectos tras alcazar en apenas seis años toda una cifra de record. El primero, según informó a este diario su gerente, Antonio Martínez-Laredo, pasa por el hecho de que en él se puedan iniciar labores de tratamiento de residuos líquidos, unos trabajos de reciclaje para los que ya está lista la terminal.

Pero con independencia de estas operativas, la gran apuesta de Oil Distribution Terminals pasa por realizar un servicio integral a buques, que comprendería el repostaje y la retirada de aguas sucias y lubricantes. Esta asistencia, que está pendiente de la obtención de una serie de permisos para poder operar especialmente en la bahía, está prevista que se inicie antes de finales de este año. Este hecho implicaría la necesidad de que la terminal de hidrocarburos dispusiera de forma permanente de una gabarra cisterna atracada en el puerto que sería la encargada del suministro del combustible.

El ambicioso proyecto también pasaría por la posibilidad a medio plazo, no antes de 2020, de acometer el suministro de gas a buques, unas operativas que en conjunto servirán para incrementarán los tráficos en el puerto de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios